Malestar por las más de 400 multas en la campaña de tráfico de Gilet

La campaña es anual y se realizó durante Pascua ante la llegada masiva de visitante y el "incumplimiento de los límites de velocidad"

Control en Sant Espetit

Control en Sant Espetit / Daniel Tortajada

Marián Romero Torres

Marián Romero Torres

Las consecuencias de la campaña de control de velocidad realizada en Gilet en Semana Santa y Pascua ya empiezan a sentirse. Algunos de los sancionados por incumplir las normas de tráfico van recibiendo las multas en sus domicilios, lo que ha generado las quejas de varios de ellos, tanto por la cuantía de las sanciones, que discurren entre los 50 y los 600 euros, como por, en casos puntuales, más de una multa impuesta "al rebasar la velocidad", adelantaban a Levante-EMV en un escrito. "Me están llegando varias multas de radar por exceso de velocidad (30 y 40 km/h.), calificadas de delito grave, según consta y por importe de 100 euros. Hay que ver lo difícil que resulta llevar un vehículo a menos de 30 km y más en lugares sin peligro", describía, refiriéndose a Gilet.

Aunque son casos puntuales, las sanciones han provocado cierto enojo hasta el punto que algunos visitantes ya han mostrado su voluntad de no volver a pisar este municipio en tiempo, además de acusar al ayuntamiento de tener afán recaudatorio. "Se acabó volver por Gilet. Si lo que se pretende es proteger a los ciudadanos, sería bastante con badenes, señalización y pasos con semáforo, como se hace en la mayoría de poblaciones. Si lo que se pretende es recaudar, los radares son un negocio perfecto, por ejemplo: 50 multas diarias a 100 euros, son 5.000 euros al día; al mes, 150.000 euros; de ahí habrá que pagar los honorarios a la empresa gestora, pero no está nada mal", lamentaba un turista cabreado.

Una de las zonas del radar

Una de las zonas del radar / Daniel Tortajada

Campaña

La campaña comenzaba el pasado 22 de marzo y ponía fin el 2 de abril, dos semanas de radar móvil para controlar la velocidad tanto en la entrada al municipio, donde está obligado a circular a 30 km /h, como en los accesos a Sant Esperit (50 km/h), un área recreativa que alberga diariamente, durante las pascuas a 2.000 personas, lo que incrementa considerablemente el tráfico. Precisamente, el atropello de un vecino en esta zona con graves consecuencias el año pasado, fue lo que ha llevado al ayuntamiento a poner en marcha esta campaña , que solo se realiza una vez al año y en este caso, se elige la Semana Santa ante la llegada masiva de visitante al municipio, explicaba el alcalde, Salva Costa.

Durante el mes pasado, se pusieron más de 400 multas. Pese al abultado número, desde el consistorio se aclaraba que la mayoría fueron por rebasar los límites de velocidad. "En la carretera de Sant Esperit, que se debe circular a 50 km /h , se detectaron pasos de vehículos a 120 Km /h, una velocidad que no se debe permitir y que pone en riesgo a la población, además de a la persona que conduce el automóvil y acompañantes. Nuestro objetivo siempre ha sido velar por la seguridad y conforme a esto, hemos actuado", añadía Costa.

No obstante, primer edil recordaba que "antes de la puesta en marcha de la campaña, con el radar móvil, hemos informado de la misma a través de redes sociales, bando, medios de comunicación..."

En cuanto al afán recaudatorio del que se les acusa, Costa lo niega rotundamente, y asegura que el "incumplimiento de las normas de tráfico obliga a tener que tomar estas medidas", terminaba.

Suscríbete para seguir leyendo