Sagunt abre al público la exposición de las hermanas Rochowicz

Instantànies trobades aborda los momentos que ya no vuelven y los lugares que ya no importan

Moreno y Quesada con las artistas

Moreno y Quesada con las artistas / Ayuntamiento de Sagunt

El departamento de Cultura ha inaugurado la exposición Instantànies trobades de las hermanas Karolina Grazyna Rochowicz y Dagmara Rochowicz, una muestra artística con la que revelan su visión del patrimonio de Sagunt a través de la fotografía y la pintura. Instantànies trobades permanecerá abierta al público en la Casa Municipal de Cultura de Port de Sagunt hasta el sábado 29 de junio.

El alcalde de Sagunt, Darío Moreno, mencionó la suerte de que trabajadoras del departamento de Cultura del Ayuntamiento, además «vivan la cultura desde otros ámbitos y podamos disfrutar de su arte, yo creo que lo tenemos que aprovechar, se produce una sinergia muy bonita».

Por otro lado, la concejala de Cultura, Ana María Quesada, afirmó que hay cuadros que tienen un simbolismo especial y «tocan nuestro corazón, como son los de la puerta del Casino o la Nave de Talleres».

El horario de visita de esta exposición, que forma parte de la programación primaveral de la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Sagunt, es de lunes a viernes entre las 10 y las 13 horas, así como entre las 16 y las 21 horas.

Momentos de la inauguración

Momentos de la inauguración / Ayuntamiento de Sagunt

Instantánea

La palabra ‘instantánea’ quiere decir que algo solo dura un instante, un momento

fugaz. La exposición de pintura y de fotografía que presentan las hermanas polacas trata sobre los momentos o los lugares que encontramos de repente sin esperarlos. Los captamos o los encontramos en una persona, una mirada o un gesto que se transforma en una belleza oculta. En pintura, lugares en la calle, puertas o escaleras antiguas a los que nadie da importancia. Testigos de la historia y del paso del tiempo. En fotografía, momentos o miradas que aparecen en un instante determinado y ya no vuelven nunca. La necesidad de coger y hacerlos fijos se esconde dentro de un artista, pero al mismo tiempo resulta imposible de conseguir, porque es un golpe instantáneo, según explican.