Energías verdes para una gestión sostenible del regadío de Sagunt

Un inversión cercana al millón de euros introducirá plantas fotovoltaicas para la redistribución del agua

Obras de la primera fase

Obras de la primera fase / Daniel Tortajada

Marián Romero Torres

Marián Romero Torres

La comunidad de Regantes de Sagunt ha dado un paso de gigante hacia un regadío más sostenible, con la apuesta de energías verdes en la gestión del riego. Un proyecto que se acerca al millón de euros de inversión, entre la compra de terrenos y las instalaciones.

En concreto, la comunidad prepara dos plantas de fotovoltaicas, una de más de 3.000 metros cuadrados y la otra de 31.575; en esta en concreto, ya se está trabajando en el estudio de impacto ambiental.

El proyecto se divide en dos fases, una primera que ya ha comenzado y que se ubica en las proximidades del campo de tiro de Sagunt, al lado de la autopista. Esta cuenta con una extensión de 3.000 metros cuadrados y una inversión de 623.000 euros financiada al 70% por la Conselleria de Agricultura, a través del Programa de Desarrollo Rural (PDR).

El objetivo de esta actuación es la instalación de placas solares en la zona para abastecer de energía limpia a la estación de filtrado de agua y el motor de Ponera, uno de los más importantes dentro de la red de riego del municipio dado su caudal. De esta manera, "intentaremos desterrar la energía eléctrica y avanzar en la descarbonización. Nuestro sector está bastante concienciado no solo con el uso sostenible del agua, también en la necesidad de ser respetuosos con el medio ambiente. Los recursos son efímeros y hay que preservarlos", explicaba el presidente de la Comunidad de regantes, Pepe Peris.

Asamblea de regantes de la Comunitat Valenciana en Sagunt

Asamblea de regantes de la Comunitat Valenciana en Sagunt / Daniel Tortajada

Ahorro energético

La gestión responsable del sistema de riego en Sagunt, supondrá no solo un ahorro energético y minimizar la huella de carbono, también "una reducción considerable del recibo eléctrico" que revertirá, sin duda, en los comuneros, en este caso, 2.700 regantes, que verán rebajados sus gastos en el cuidado de sus huertos, una medida que se ha visto con muy buenos ojos después de los precios disparados de la energía eléctrica y por contra, el bajo coste de los cítricos, principal cultivo de la zona.

Respecto a la segunda fase, ya se ha encargado el estudio de impacto ambiental y ahora se está a la espera de una reunión con la directora general del agua, Sabina Goretti. Un proyecto que irá en paralelo con la ejecución de una nueva depuradora, cuyas obras está previsto que comience antes de que finalice el año, tal y como anunció la consellera de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio, Salomé Pradas, en su última visita a Sagunt en mayo. Una instalación que aportará al riego el caudal de tratamiento terciario, que según los regantes será de cinco hectómetros cúbicos

La segunda zona de fotovoltaicas será en las balsas (donde antiguamente se almacenaba el agua para el riego a manta), en la ladera sur del Castillo de Sagunt, próxima a donde se ubica la instalación del metro cúbico del trasvase Júcar-Turia. Allí se acondicionarán 3.1578 metros cuadrados para la instalación de más placas solares, que alimentarán de energía la estación de rebombeo que lleva el agua desde los partidores hasta la balsa de la Frau, de donde se redistribuye para el regadío. Una balsa con una capacidad de 75.000 m³. La nueva instalación facilitará el rebombeo también del nuevo caudal de terciario, añadía Peris.

Suscríbete para seguir leyendo