Solidaridad en Sagunt: "Sin la ayuda de la gente sería impensable pagar las terapias de mi hijo"

Una familia logra apoyo de colectivos de Sagunt y donaciones por internet para pagar tratamientos a un pequeño con menos de dos años y parálisis cerebral.

"Sin la ayuda de la gente sería impensable pagar las terapias de mi hijo", dice la madre.

Los padres de Pablo, con el pequeño en brazos, en un parque.

Los padres de Pablo, con el pequeño en brazos, en un parque. / Tortajada

Albert Vidal

Una oleada de solidaridad está permitiendo mejorar el día a día de Pablo Navarro Casanova, un niño de Canet d' En Berenguer con menos de 2 años que sufre una parálisis cerebral y, con ella, problemas de movimiento, coordinación, visuales y episodios epilépticos.

Colectivos falleros de Sagunt o grupos musicales del municipio se han volcado para ayudar a sus padres, conscientes de una realidad: La situación económica familiar, con un único miembro en activo, hace imposible que el “pequeño guerrero” opte a efectivos tratamientos que le ayuden a cuestiones básicas como andar o hablar.

María José Casanova, su madre, aún recuerda con tristeza el momento en que le dijeron que su pequeño no podría andar. “Aquello fue un mazazo para todos, no queríamos aceptarlo”, explica a Levante-EMV.

Aunque la Sanidad pública fue un pilar y desde la comarca les remitieron a los especialistas en Neurología del Hospital La Fe de València, la familia asegura que la rehabilitación llevada a cabo durante un año en el centro sanitario de Sagunt "no acababa de dar frutos".

Por eso, según explican, decidieron acudir a Fivan,  una Fundación Valenciana especializada en patologías neurológicas. "En solo un mes allí vimos en Pablo un gran avance. Empezó a ganar fuerza, a querer andar. Un cambio impresionante", afirma reconociendo que en este centro "hay muchísimos medios", desde fisioterapeutas especializados en niños con este tipo de patologías como "todo tipo de aparatos" y una piscina donde hacen terapias en el agua. "Es algo que hasta ese momento no había podido hacer y se le ha notado mucho", apunta.

La factura del tratamiento es lo que suponía un freno que, gracias a la solidaridad, se está pudiendo salvar. "Va cuatro horas a la semana, lo que implica un gasto de 960 euros al mes únicamente en esto", afirma resaltando que ahora mismo ella está en paro, cobrando 300 euros mensuales, y el único jornal es el de su marido. "Somos de clase media-baja y sin la ayuda de la gente, no podríamos darle esto a nuestro hijo, ni pagarle otras consultas que necesita", admite.

Una de estas últimas es la de Pilar Vergara, una optometrista de Albacete que visita a su hijo periódicamente o la de un osteópata.

Donaciones por internet

Para poder pagar estas terapias, los padres de Pablo han recurrido a dos campañas en internet para recoger donaciones. Según explica esta familia del Port de Sagunt afincada en Canet, "se trata de dos iniciativas completamente fiables y transparentes en las que el dinero recaudado se destina íntegramente para hacer frente a los tratamientos médicos que precisan las múltiples enfermedades del bebé". En ellas, como apuntan, basta con colaborar con un euro al mes para apoyar su recuperación.

“Agradecemos infinitamente cualquier ayuda que nos llegue. Ya hemos visto avances impensables. Por desgracia, lo único que nos separa de más mejorías es el dinero, y eso es muy triste”, afirma María Jose.

También hay una cuenta de Instagram en la que se puede apreciar la evolución del pequeño, @pablitoelguerrero2024, y conocer el uso de los fondos recaudados.

Pablo y sus padres.

Pablo y sus padres. / Tortajada

Sin ir más lejos, las donaciones han permitido comprar recientemente un arnés valorado en casi 700 euros que le ayudará a caminar.  «Sin la ayuda de la gente, sería impensable pagar las terapias de mi hijo y comprar todo lo que necesita para cuestiones básicas como andar, dormir o ver”, explica la madre.

"No daban un duro por él"

María José y su pareja rememoran con pesar el anuncio nada más nacer que su hijo padecía meningitis y que su vida corría auténtico riesgo. “Nos comentaron que, después de dos tratamientos, nuestra única esperanza estaba en un medicamento muy fuerte y ese medicamento más agresivo posibilitó que sigamos luchando a día de hoy”, cuentan.

Creen que la sanidad pública necesita más medios para tratar casos como el de su hijo

"Rayo de esperanza"

La familia desconoce si la vida de Pablo será como la de los demás niños. Desde luego aseveran que “sin la colaboración de todos, seguro que no lo sería, pero ahora podemos tener algún rayo de esperanza”. “Me quedo con que nuestro guerrero está más conectado a la vida, se fija más en todo y ya mira las cosas”.

Más medios en la Sanidad Pública

Por todo esto, también hacen un llamamiento a la reflexión de los poderes públicos. "Queremos que casos como el de nuestro hijo hagan replantearse que la sanidad pública necesita más medios para frenar situaciones extremas como la que padecemos muchos padres como nosotros”, afirma.

Gala benéfica

Además de la solidaridad encontrada a nivel digital con Pablo, dos fallas de los dos núcleos de Sagunt están preparando una gala benéfica para el próximo día 30 en la Casa de Cultura del Port de Sagunt con tal de ayudar al pequeño. Será a las 18 horas, con donativos a 5 euros.

Si la solidaridad lo permite, Pablito tendrá el mes de agosto sesiones intensivas en el Fivan con los recuperadores que le están acertando en su terapia. Para ello sus padres necesitan 1.700 euros.