Paso para dignificar el Archivo Industrial de Sagunt

El consistorio lleva las casi 7.000 cajas a una nueva nave donde dejará de tenerlas en palés e impulsará la reclamada clasificación de los documentos

La edil Ana María Quesada supervisando los trabajos.

La edil Ana María Quesada supervisando los trabajos. / Tortajada

Mónica Arribas

La dignificación del extenso archivo de la Compañía Minera de Sierra Menera y de Altos Hornos del Mediterráneo es una de las asignaturas pendientes que arrastra Sagunt desde que hace 40 años se produjo el cierre de la antigua siderurgia.

La falta de catalogación de miles de documentos y el hecho de que sigan inaccesibles a los investigadores ha hecho correr ríos de tinta en los últimos años e incluso llevó recientemente a la Conselleria de Cultura gobernada por Vox a brindarse a custodiar los fondos en instalaciones de su propiedad; una oferta que acabó sin acuerdo, ante la negativa municipal a que el legado volviera a salir del municipio y al producirse cuando el ayuntamiento ya tenía avanzada la búsqueda de otra nave en el Port de Sagunt donde no solo guardarlos con más espacio, sino promover también su inventariado.

Ahora, el ayuntamiento ha dado un paso en esa dirección, pues ha empezado a trasladar esas casi 7.000 cajas a esa nueva ubicación "con mejores condiciones para su adecuada conservación y posterior catalogación", según señalan desde el consistorio.

«Tras 40 años de inacción, por fin damos el primer paso para lograr poner a disposición de la ciudadanía este Archivo Industrial tan anhelado», ha asegurado la concejala de Archivo, Ana María Quesada, después de la visita realizada junto a la edil de Patrimonio Industrial, Patricia Sánchez, para comprobar in situ el estado de ambos espacios y el desarrollo del traslado junto a los ediles del PP, Ximo Catalán; de IP, Juan Guillén; de Vox, José Tomás Serrano, y de Compromís, Pepe Gil.

El traslado se ha producido desde otra nave situada también en el Port de Sagunt, después de que venciera el anterior contrato de alquiler.

Ahora el consistorio arrendará la nueva por tres años (prorrogables dos más) y un importe de 1.800 € más IVA mensuales.

Mejorar la ordenación

La nueva ubicación, como aseguran desde el consistorio, está en el polígono Ingruinsa y permite una mejor ordenación de esta documentación de la Fundación del Patrimonio Industrial que, hasta este momento, «se encontraba almacenada en palés».

Esto último cambiará pues, según ha informado la concejala de Archivo, «en el nuevo espacio se colocarán caja a caja en las estanterías, algo que facilitará notablemente su catalogación y, posteriormente, esperemos que su consulta».

Vista de la nueva nave.

Vista de la nueva nave. / Levante-EMV

La nueva nave tiene unas dimensiones de alrededor de 200 m², aunque «su capacidad de almacenaje se triplica, con una superficie útil de más de 600 m²», ha explicado Quesada. La razón es que consta de unas instalaciones de estanterías metálicas en varias plantas, "óptimas para albergar toda la documentación de AHM", afirman desde el consistorio.

Empezar por Sierra Menera

El objetivo de su departamento es impulsar la catalogación de los fondos una vez concluya el traslado, como ha explicado a preguntas de Levante-EMV. «Tendremos que revisar si el trabajo que hace años se hizo sigue siendo válido, lo que nos permitirá ir más rápidos, o hay que empezar de cero. Pero la intención es comenzar con el legado de Sierra Menera, que es más antiguo y más pequeño", adelantaba a este diario.

La edil reconocía que "aún tenemos mucho trabajo por delante, pero todo el equipo del departamento de Archivo está implicado al máximo para dar lugar a un Archivo Industrial como el que esta ciudad merece tener».

Quesada ha reconocido que «dignificar» estos fondos y lograr que la documentación esté disponible para todas aquellas personas "que quieran investigar y ahondar en nuestra memoria obrera" es "un objetivo que nos hemos marcado para esta legislatura».

A consulta en otras dependencias

Por ello, remarcaba que la intención municipal es promover la catalogación y, a partir de ahí, permitir que los fondos se vayan consultando en las dependencias municipales que ahora se usan para estos fines. "Como ocurre ahora con el resto de documentos, la nueva nave únicamente albergará los fondos, pero no tendrá espacio para recibir allí mismo a los investigadores que quieran estudiarlos. A ellos se les facilitará conforme se vayan catalogando, previa petición y en otros espacios del ayuntamiento", afirma.