El escenario como vía de aprendizaje

El IES María Moliner del Port de Sagunt vuelve a sorprender su musical de 'Grease' y otras actividades

Mónica Arribas

El escenario ha vuelto a evidenciarse como una potente vía de aprendizaje en el IES María Moliner del Port de Sagunt. Alumnado de cuarto de la ESO de Artes Escénicas y Francés ha trabajado duro durante semanas para dar forma a una versión muy especial del famoso musical 'Grease'.

La profesora de Artes Escénicas y jefa departamento de música, Ana Queralt , dio forma al proyecto con la colaboración especial de la actriz y directora teatral Mariola Ponce, así como de Silvia Sansaturnino del departamento de Francés mientras la realización de atrezzo corría a cargo de Antonio Nieto y Amparo Montesinos. 

Killian Sánchez y Patricia Alcaide fueron los encargados de dar vida a los personajes principales durante el reciente estreno de la obra en la Casa Municipal de Cultura, en un pase que reunió al alumnado del centro de 3º, 4º y el Aula Oberta, más familiares y amigos

Esta es la segunda vez que el centro monta un musical impulsado por Ana Queralt, que empezó el año pasado con esa optativa y ya entonces hizo realidad 'Hoy no me puedo levantar', como informó este diario. Igual que entonces, esta vez, casi una veintena de alumnos han aprendido y disfrutado con la obra.

Otras iniciativas ligadas a la escena

En esta recta final del curso, el alumnado de segundo de la ESO tenía previsto subir a escena "La Bella y la Bestia" gracias a la optativa del taller de artes escénicas.

Además, este año, estudiantes de 2º, 3º, 4º de ESO y 2º de Bachillerato dieron un concierto en la Casa de la Cultura con motivo del Día del Libro. "En cada canción leyeron antes de empezar un fragmento de algún libro y su traducción (en francés, inglés y Valenciano)", explicaba Queralt, además de detallar que los sonidos llegaron de la mano de xilófonos, metálofonos, batería y teclado.

Despedida

Al margen de toda esta actividad artística, en el centro no ha faltado la graduación de fin de curso de 4º de la ESO que volvió a dejar momentos de alegría, complicidad y emoción, sobre todo, en esa generación que comenzó la secundaria justo en el año de la pandemia.