Carol Marín, capitana del Espanyol: “Cuando quise apuntarme a un club de fútbol me dijeron que no por ser chica"

La futbolista saguntina, Carol Marín, vuelve a primera división con el R.D.C. Espanyol satisfecha de que el paradigma haya cambiado

Carolina Marín en el terreno de juego

Carolina Marín en el terreno de juego / Marc Moliné

Albert Vidal

Carolina Marín de la Fuente es una joven saguntina que consiguió su sueño de ser profesional del fútbol, y ahora a sus 27 años, como Capitana del R.C.D Espanyol de Barcelona, ha vuelto a la liga de las estrellas y compartirá terreno de juego con alguna de las mejores jugadoras del mundo.

Carol creció con un balón en las manos y se muestra muy satisfecha porque “se ha instaurado en la sociedad que el fútbol no es un deporte solo de chicos”. Los éxitos de la selección femenina han propiciado “un paso de gigante en nuestro crecimiento, pero queda mucho para conseguir más patrocinadores, más consumo del fútbol femenino y más niñas que compren camisetas de jugadoras”, cuestiones que considera vitales para empezar a generar más ingresos y tener mayor repercusión en la sociedad.

¿Cómo defines tu trayectoria en el mundo del fútbol?

Cuando empecé a jugar a fútbol en el Camp del Xulla siempre soñaba que ojalá algún día pudiera llegar a nivel profesional, y conforme pasaban los años, veía que cada vez estaba más cerca. Pero, sinceramente no me imaginaba de pequeña haber vivido todo lo que he vivido, jugar en clubes históricos como el Levante y el Espanyol, jugar en estadios como Mestalla, Ciutat de Valencia, Las Gaunas, Vallecas, La Rosaleda, Power House Stadium, San Mamés, El Sadar etc., llenos de gente, el cariño que recibo de muchos aficionados. Me siento afortunada.

A los 6 años ya jugaba en el Fútbol Base Sagunto, de ahí pasé por todas las categorías inferiores del Levante U.D. hasta que debuté con el primer equipo con 17 años y tras cinco temporadas en primera división, decidí emprender nuevos retos fuera de casa. Fiché por el actual DUX Logroño y estuve 2 temporadas también jugando en Primera división hasta que fiché por el RCD Espanyol, equipo que acababa de descender de categoría. Estas 3 últimas temporadas he formado parte del Espanyol y hemos conseguido el ascenso y además con el orgullo de ser la primera capitana del equipo.

Carolina Marín en el terreno de juego

Carolina Marín en el terreno de juego / LEVANTE-EMV

undefined

¿Cuál es tu posición en el campo? ¿De qué te gusta jugar?

Juego de medio centro y soy una jugadora que le gusta mucho tener el balón, asociarme con las compañeras y distribuir el juego. Tengo muy buen golpeo y también visión de juego y último pase, por eso me gusta jugar también cerca del área.

Por último, ¿Crees que los éxitos de la selección marcan un antes y un después en el fútbol femenino?

Los logros de la Selección Española han dado un impulso al fútbol femenino. Hoy en día hay muchísimos más clubes con sección femenina, equipos de chicas en colegios, cada vez están apostando más por el fútbol femenino también a nivel de marketing y repercusión mediática. Hace 10-15 años era muy difícil ver a niñas con referentes chicas, con camisetas de jugadoras, equipos llenando estadios tanto en la liga, como en la Copa y la Champions. Muchos equipos están abriendo cada vez más los estadios y el público está respondiendo. Hoy en día hay muchísimas más facilidades. Cuando yo quise apuntarme a un equipo de fútbol la primera respuesta que obtuve fue “no” simplemente porque era chica y cómo una chica iba a jugar con chicos. Ahora mismo las condiciones han mejorado mucho y las niñas tienen más facilidades para alcanzar el máximo nivel, aunque es cierto que ahora mismo no se puede comparar con el masculino porque no se genera lo mismo. Al final para muchos clubes la sección femenina no obtiene beneficios y dependen del presupuesto del masculino. Es complicado, pero poco a poco hay más patrocinadores, más gente que consume fútbol femenino, más niñas que compran camisetas de jugadoras, etc., y todo eso debe ir en aumento para poder ir mejorando”.