El plan de emergencias identifica los cuatro riesgos más graves para Sagunt

Los mayores peligros para la población, además de las inundaciones y los incendios forestales, se encuentran en el transporte de mercancías peligrosas y los accidentes graves con sustancias nocivas

Camiones en la AP-7 a su paso por Sagunt.

Camiones en la AP-7 a su paso por Sagunt. / Daniel Tortajada

El Ayuntamiento de Sagunt aprobó de un plumazo sus planes de actuación municipal frente al riesgo de inundaciones e incendios forestales, así como la revisión del plan territorial de emergencias. Fue en pleno ordinario de este mes, con los votos favorables del gobierno municipal (PSPV y EU-Podem) y el PP y la abstención del resto de grupos, cuando se dio luz verde a estos documentos, para los que este lunes se ha abierto el plazo de 20 días para la presentación de reclamaciones o sugerencias, según el anuncio publicado.

Analizadas por Levante-EMV las cuestiones relacionadas con las inundaciones y los incendios, el plan de emergencias señala estos dos fenómenos como una parte de los riesgos más graves a los que se enfrenta Sagunt, a los que añade el transporte de mercancías peligrosas y los accidentes graves con sustancias nocivas

Entre los peligros, aunque en grado menor, también están los terremotos y las masificaciones

En el primero de estos casos, el factor determinante son las dos vías que atraviesan el municipio y están consideradas como preferentes en el transporte de mercancías peligrosas, como son la AP-7 y la V-23. Así, el plan especial para la Comunitat Valenciana identifica a Sagunt como una zona de riesgo alto. A este hecho se suman las 17 gasolineras que operan desde la capital del Camp de Morvedre.

Accidentes graves con sustancias nocivas

El otro factor de peligro grave es la presencia de empresas afectadas por el Real Decreto 840/2015 sobre las medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias nocivas.

Empresas del polígono químico de Sagunt.

Empresas del polígono químico de Sagunt. / Daniel Tortajada

En el umbral superior para este riesgo se encuentran la Planta Regasificadora de Sagunt, con los incendios y las nubes tóxicas como principales peligrosos, y Fertiberia, donde también el fuego, así como las explosiones marcan los riesgos más graves. Ya en el umbral inferior se encuentran Oxígenos Sagunto, Vía Líquida y Air Liquide, donde los incendios, las explosiones y las nubes tóxicos son los principales accidentes que pueden provocar la activación del plan de emergencias.

Pero más allá de estos factores potencialmente más graves, el documento presenta otros cinco riesgos que podrían requerir una respuesta para la protección de las personas, los bienes y el medio ambiente. En el nivel intermedio se sitúan los terremotos, así como los deslizamientos o desprendimientos. En el primer ámbito, el plan especial de la Comunitat Valenciana señala Sagunt como un municipio de intensidad sísmica comprendida entre VI y VII EMS, que recomienda la elaboración de un plan específico. Otros estudios fijan la aceleración sísmica de la capital comarcal en 6,5 g y la peligrosidad entre 6 y 7, según recoge el recientemente aprobado plan de emergencias.

Desprendimientos

Sobre los desprendimientos, el documento identifica el entorno de la AP-7, así como las urbanizaciones de Monasterios y Monte Picaio por ser zonas en laderas con fuertes pendientes. Este catálogo de riesgos lo completan los accidentes industriales, cuya potencial peligrosidad no se llega a medir; las concentraciones de masas, que se limitan a identificar en las fiestas patronales tanto de Sagunt como del Port, el Festardor y los dos centros comerciales, sin recoger otros acontecimientos masivos como la reciente Nit de Sant Joan o las Fallas; así como las nevadas, sobre las que se reconoce el riesgo bajo al no contar el término municipal con núcleos de población situados por encima de los 400 metros sobre el nivel del mar.

Necesidades especiales para 3.750 personas

Los diferentes planes que el Ayuntamiento de Sagunt aprueba de forma periódica, en su mayoría por imperativo legal, tienen entre sus principales atractivos la actualización de algunos datos relevantes. En el recientemente aprobado protocolo de actuación frente a las emergencias, uno de los aspectos que se aborda es la cantidad de gente que tiene necesidades especiales, ya sea alguna discapacidad o una situación de vulnerabilidad, a la hora de realizar algún tipo de evacuación por cualquier de los factores de riesgo. 

En un estudio basado en la información facilitada por el departamento municipal de Servicios Sociales, el plan de emergencias identifica más de 3.750 personas, ya sea en viviendas particulares o residencias, que requerirían recursos especiales en materia de movilidad, asistencia domiciliaria o tratamientos médicos esenciales. Para ellas, de las que 1.160 están localizadas en el núcleo histórico, mientras que las restantes 2.600 se encuentran en la zona del Port, se definen las necesidades de atención y socorro específico para los eventuales rescates, evacuaciones, avituallamientos adaptados, tratamientos o transportes.

Suscríbete para seguir leyendo