Sagunt acelera para acabar su millonaria red ciclopeatonal

El ayuntamiento defiende las ventajas del proyecto, que hasta hace poco más de un mes tenía todavía por ejecutar casi un millón de euros de los 1,9 millones presupuestados

Ciclista en el carril bici de la avenida la Vila entre los núcleos de Sagunt y el Port.

Ciclista en el carril bici de la avenida la Vila entre los núcleos de Sagunt y el Port. / Daniel Tortajada

Siete meses para gastar casi un millón de euros. En este punto se encontraba a principios de junio la red ciclopeatonal de Sagunt para la que se reservaron hace ya más de dos años cerca de 1,9 millones de euros de fondos europeos. Precisamente la procedencia del dinero marca la fecha de caducidad de la ayuda para finales de este año, lo que ha llevado al ayuntamiento a acelerar un proyecto que arrastra detractores muy ruidosos, pero también voces que defienden la pacificación que ya está aportando a una ciudad que se mantiene con uno de los ratios más elevados de vehículos por habitante.

Por una parte, el concejal de Movilidad Urbana, Javier Raro, apunta en declaraciones a Levante-EMV que "estamos recibiendo las primeras mediciones de los niveles de contaminación en algunas de las calles en las que hemos intervenido y esperamos comprobar cómo se reducen. Menos emisiones y ruidos es garantía de calidad de vida y de una ciudad habitable y moderna. Se puede comprobar que los atascos no se están produciendo, por lo que la convivencia segura entre el transporte público, el vehículo privado y los modos de movilidad sostenible se está dando sin mayor problema".

Movilidad cómoda y segura

Frente al "modelo de otros partidos, que proponen una ciudad únicamente volcada en el vehículo particular", el gobierno municipal apuesta, en palabras de Raro, "porque la ciudadanía se mueva de forma cómoda y segura. Los datos confirman la buena acogida de estos carriles bici que, además de ser un incentivo para el uso de medios de transporte sostenibles, son una garantía de seguridad, puesto que liberan las aceras y las calzadas de patinetes. Confiamos en que, cuando la actuación esté finalizada, el uso de la red ciclopeatonal aumente progresivamente".

Pero el gobierno local no es el único que defiende las ventajas de esta intervención. Desde la Asociación Vecinal La Victoria del Port de Sagunt, Isidro Andújar explica que, en las varias reuniones previas a la ejecución del proyecto, "nos pareció perfecto, porque el pueblo lo necesitaba para humanizarse y pacificar el tráfico". Con el desarrollo de más de la mitad de las actuaciones programadas, esta misma fuente añade que "nos parece bien", aunque espera que la finalización de las obras cumpla una de las premisas marcadas desde el colectivo, centradas en que "el objetivo no fuera únicamente tener más kilómetros de carriles bici, sino que se definiera una red que permita llegar hasta los lugares donde necesita ir la ciudadanía, como el ayuntamiento, la tenencia de alcaldía, los mercados o los colegios", añade Andújar.

Modificación del proyecto

Este expediente de obras lleva un recorrido cargado de sobresaltos, entre los que destaca la movilización de los comerciantes de la avenida 9 d'Octubre del Port de Sagunt, que provocó la reformulación del proyecto, previa suspensión del procedimiento en noviembre de 2023 durante un plazo de cinco meses. Además de la eliminación de las actuaciones previstas en esta vía neurálgica del núcleo costero, otros tramos en los que se optó por no intervenir como inicialmente estaba previsto fueron la avenida dels Rolls, la calle Albert Einstein y la avenida Altos Hornos.

Carril bici en la calle San Vicente del Port de Sagunt.

Carril bici en la calle San Vicente del Port de Sagunt. / Daniel Tortajada

Los fondos reservados para estas actuaciones se redirigieron al paso bajo vías de Rodamilans; la continuidad en la avenida Corona de Aragón hasta la rotonda del Hospital de Sagunt; la conexión de la avenida Andoni Sarasola, la calle América y Adolfo Suárez; la calle Ronda para prolongar el tramo que parte de Alcalá Galiano; así como la calle Papa Alejandro VI de acceso al colegio Maestro Tarazona. Estas modificaciones reducen la extensión de la nueva red ciclopeatonal en cerca de 1,5 kilómetros hasta los poco más de 18 kilómetros.

Suscríbete para seguir leyendo