El piloto italiano Valentino Rossi, que este 2021 correrá en el equipo Petronas Yamaha, reiteró una vez más que es "imposible" que pueda perdonar al español Marc Márquez (Repsol Honda) por lo sucedido en 2015 en Malasia y que le terminó por costar el título mundial, mientras que tiene claro que si el catalán se recupera de su lesión de hombro "será tan fuerte como antes".

"Imposible. Lo que me hizo es imperdonable y cuando pienso en aquellos días, tengo los mismos sentimientos que entonces y ya han pasado seis años. Me parece difícil que puedan cambiar", expresó Rossi en una entrevista al 'Corriere della Sera' publicada este lunes.

Sobre la ausencia del de Cervera en el Mundial por su lesión de hombro, 'Il Dottore' tiró de una "respuesta diplomática". "Lamento mucho no poder correr. Si se cura, lo que nadie sabe en este momento, ni siquiera él, será tan fuerte como antes, pero él no fue el rival más fuerte que he conocido", subrayó.

Para el nueve veces campeón del mundo, el error con el ilerdense pudo estar que quiso "volver a correr demasiado pronto después de la operación". "No entiendo cómo permitieron que eso sucediera", añadió el italiano que recordó que Dorna puso algunas condiciones "para evitar riesgos excesivos" en estos casos tras el fulgurante regreso en 2013 de Jorge Lorenzo tras fracturarse la clavícula, pero que parece que con el español se "saltaron todas, quizá como nunca".

Por otro lado, Rossi fue algo crítico con la decisión de Yamaha de anunciar a Maverick Viñales y Fabio Quartararo como sus dos pilotos para 2021 "antes de que comenzara 2020". "En mi opinión, eso es un error y es un vicio de MotoGP porque deberíamos esperar al menos algunas carreras", aseguró, recalcando que el catalán, "incluso con altibajos, es muy fuerte" y que el francés sigue siendo "una promesa".

Por otro lado, consideró "absurdo" que su compatriota Andrea Dovizioso esté sin equipo tras decidir no renovar con Ducati. "Es rápido y experimentado, pero deberíamos preguntarle a él, tal vez ya no tenía ganas. Si fuese su elección, entonces todo bien", apuntó.

"No cambia mucho. Aprieto con fuerza, evitando tonterías, pero siempre ha sido así, traté de cuidarme incluso a los 20 años y nunca he sido un piloto imprudente. Las prioridades cambian. A los 20 piensas en correr y correr, y ni siquiera recuerdas lo que pasa entre una carrera y otra. Ahora es diferente y los pensamientos también son otros. Incluso puedo seguir un poco la política", afirmó sobre si ha cambiado su forma de pilotar por la edad.

Y pese a que va a cumplir 42 años el próximo 16 de febrero, 'Il Dottore' no se retira porque aún cree que puede "ganar" el décimo título. "Pero no es una obsesión. Me alegraría hacerlo bien, hacer podios, ser protagonista, o estar en la lucha", recalcó, reconociendo que no gana desde 2017 porque es "difícil y el nivel de los pilotos es muy alto". "He tenido al menos tres oportunidades en los últimos años, pero siempre se nos ha escapado por poco o por unas cuantas caídas de más, y muchas veces también hemos sufrido técnicamente", sentenció.