El piloto español Marc Márquez se perderá las dos primeras carreras de Catar, que se disputan en fines de semana consecutivos a partir del 28 de marzo y que pasará una nueva revisión médica el 12 de abril, justo antes del Gran Premio de Portugal, que se disputará el 18 de abril en Portimao

En una nota de prensa el equipo Repsol Honda asegura que "en la revisión realizada al piloto español por el equipo médico dirigido por Samuel Antuña e Ignacio Roger de Oña e integrado por los doctores De Miguel, Ibarzabal y García Villanueva, a las quince semanas de la cirugía de su húmero derecho, se ha constatado una buena respuesta clínica tras la intensificación del entrenamiento". No obstante, aclara el comunicado que "considerando el tiempo de evolución y el estado actual del proceso de consolidación ósea, los médicos consideran prudente y necesario no acelerar el regreso a los circuitos después de tanto tiempo inactivo, para evitar así poner en riesgo el húmero de Márquez en la alta competición, por lo que el piloto se someterá a otra revisión médica el lunes 12 de abril", afirma la nota de prensa del equipo Repsol Honda.

Y, Marc Márquez explica que "tras la última revisión con el equipo médico, los doctores me han aconsejado que lo más prudente era no participar en el Gran Premio de Catar y continuar con el plan de recuperación que hemos seguido en las últimas semanas". "Me hubiera encantado poder participar en la carrera inaugural del Campeonato del Mundo, pero tendremos que seguir trabajando para poder recuperar las condiciones óptimas que nos permitan volver a la competición", resaltó Márquez, quien tampoco aclara, ni él ni el equipo, si estará en la segunda carrera, que también tiene por escenario el circuito de Losail una semana más tarde.

Marc Márquez sufrió una caída durante la disputa de la primera carrera de la pasada temporada 2020 en el circuito de Ángel Nieto de Jerez de la Frontera del 19 de julio en la que se rompió el húmero de su brazo derecho y por la cuál ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente hasta en tres ocasiones al tener complicaciones y sufrir una "pseudoartrosis infecciosa" que impedía la normal consolidación del citado hueso.

El 21 de julio fue sometido a la primera intervención quirúrgica por los médicos del campeonato en la Clínica Universitaria Dexeus de Barcelona en la que se fija el húmero con una placa de titanio, se constata que el nervio radial no está afectado y enseguida se ve a Marc Márquez haciendo flexiones en el hospital, por lo que de común acuerdo con el equipo médico decide regresar a Jerez para intentar disputar el segundo gran premio de la temporada, de Andalucía. Pero en los entrenamientos libres y después de probarse Marc Márquez decide que no se encuentra en las condiciones óptimas para pilotar y no disputa la carrera para darse más tiempo de recuperación al no sentir toda la fuerza necesaria en su brazo lesionado.

La recuperación, junto a su fisioterapeuta personal Carlos J. García no prospera como se esperaba y las dudas se acaban convirtiendo en realidad al tener que pasar Marc Márquez por el quirófano una segunda vez. La causa de la misma, según los médicos resultó ser la acumulación de estrés en la zona operada, pero lo cierto es que la placa se rompió y a principios de agosto de 2020 hubo que intervenir nuevamente para sustituir la placa por una nueva, que posteriormente se vio no solucionaba el problema.

Pasan los meses y la recuperación del piloto de Repsol Honda no se hace efectiva al continuar las molestias por lo que en noviembre se anuncia que Márquez no disputará ninguna carrera del 2020 y se valora la posibilidad de someterse a una nueva intervención quirúrgica. El pasado 3 de diciembre Marc Márquez es operado nuevamente, por tercera vez, en el Hospital Ruber Internacional de Madrid que dura ocho horas y se realiza por el equipo médico formado por Samuel Antuña, Ignacio Roger de Oña, Juan de Miguel, Aitor Ibarzabal y Andrea García Villanueva, en la que el piloto debe afrontar una larga recuperación impuesta por sus médicos.

Marc Márquez tuvo que someterse a una serie de revisiones médicas para controlar la evolución positiva de la consolidación de su fractura y en la última de ellas, y tras catorce semanas desde la intervención quirúrgica a la que se tuvo que someter por la "pseudoartrosis infectada de húmero derecho", el equipo médico constató el 11 de marzo que "clínica y radiográficamente hay una progresión satisfactoria de la consolidación ósea". Ese resultado positivo hizo que a partir de ese momento "se le permita intensificar el programa de recuperación de fuerza y movilidad con vistas a volver progresivamente a pilotar de forma competitiva".

Tras probarse en bicicleta de montaña, rodar primero con una minimoto y la semana pasada con una Honda RC 213 V-S de calle en los circuitos de Montmeló y Portimao (Portugal), todas las partes han decidido de común acuerdo darse algo más de tiempo