Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Motociclismo

Márquez: "He de ponerme a 300 para saber si estoy curado"

"Estoy muy contento, me siento aliviado, pero aún queda un largo camino por recorrer", señaló el campeón de Cervera (Lleida), en la presentación del equipo Honda de MotoGP

Marc Márquez.

El piloto catalán Marc Márquez (Honda)ocho veces campeón del mundo de motociclismo y hasta la lesión en Jerez de hace dos años gran dominador del Mundial de MotoGP, ya está de vuelta. Tras anunciar, el pasado jueves, que el doctor Sánchez Dalmau le había dado permiso para subirse, de nuevo, a una moto tras superar, con tiempo y paciencia, sin repetir la delicadísima operación a la que fue sometido en el 2011, la diplopía que sufría en su ojo izquierdo, el campeonísimo de Cervera (Lleida) ha reconocido hoy, en la presentación ‘on line’ del equipo Honda de MotoGP, integrado por él mismo, su hermano ÁlexPol Espargaró y Taka Nakagami, que se encuentra feliz “muy feliz”, aunque aún le queda un camino largo “y delicado” por recorrer para “saber que estoy totalmente recuperado”.

El camino no es otro que “saber que me puedo subir a una moto lo más parecida a una MotoGP, ponerme a más de 300 kilómetros por hora en un circuito del Mundial, resistir un montón de vueltas y comprobar que, en efecto, como me asegura el doctor Sánchez Dalmau, ya he recuperado totalmente la visión y estoy listo para, poco a poco, volver a la competición”. MM93 aseguró en su aparición ante la prensa especializada del Mundial que “la prioridad absoluta de esta temporada es cuidar mi cuerpo, mejorar si es posible mi brazo derecho, que está mejor que en el 2021, y, sobre todo, cuidar mi físico, rodeándome de los mejores especialistas. Si estoy físicamente al 100x100, que es mi intención, podré pilotar como quiero”.

Mucha tranquilidad

Márquez reconoció estar contento “muy contento”. También que se siente “aliviado, pero aún con la tensión vivida y sufrida estos tres últimos meses por saber si el tiempo, como decidimos con el doctor, iba a curar esta nueva lesión”. El piloto de Cervera insistió en que no va a precipitarse en su regreso, pese a que los primeros entrenamientos de pretemporada son en Sepang (Malasia), durante la primera semana de febrero. “No vamos a cambiar nuestros planes pese a la buena noticia que me dio Sánchez Dalmau el pasado lunes y lo mucho que disfruté en el entrenamiento de motocross que hice en el trazado de Ponts. Vamos a ir paso a paso”.

“Cuando el doctor me dijo ‘puedes probar de subirte a una moto’, no dudé en escoger, de nuevo, la Honda de motocross, de enduro, pues fue con la que sufrí la caída que me provocó esta lesión y, por tanto, quise ponerme a prueba en esas mismas condiciones, que son, como se sabe por el tipo de especialidad, extremas: saltos, giros bruscos, vuelos, visión periférica… y la verdad es que disfruté y lo pasé muy bien. Fue bien, sí. Ahora estamos intentando organizar con Honda y el equipo un test en un trazado del Mundial que puede ser Montemló, Cheste, Jerez o Portimao, con una moto gorda, grande, lo más parecido en potencia y prestaciones a nuestra moto del Mundial. He de probarbe a 300 kms/h., forzando, plegando lo máximo posible y dando muchas vueltas. Ahí sabré cómo estoy”.

El físico, lo primero

Márquez recordó que la visión, los ojos, son vitales para todo. “Ves o no ves, no hay más y, por tanto, lo primero es curarse de la lesión. Y, sí, cómo no, cuando hace meses tuve el accidente y visité, de inmediato, al doctor Sánchez Dalmau, pusimos sobre la mesa todas, todas, las posibilidades: operación, paciencia e, incluso, no poder volver a correr. Decidimos tener paciencia, concedernos un plazo de tiempo para que la diplopía se curase sola y nos ha funcionado, por lo que estamos muy contento de la decisión tomada”.

El líder del equipo Repsol Honda, que, cómo no, recibió la bienvenida de todos los periodistas y, por supuesto, la felicitación de su hermano, que ha vivido con él este nuevo viacrucis, ‘Polyccio’ y ‘Taka’, reconoció que la mejoría se produjo “sobre todo” durante las últimas dos semanas. “E, insisto, a partir de ahora, confirmar que la vista está bien sobre una moto potente y mejorar mi estado físico con un plan de entrenamiento especial que estamos programando con el doctor Samuel Antuña (no de los cirujanos que le operó, por tercera vez, el brazo derecho) y mi fisio. Quiero mi cuerpo a tope, al 100x100. Ese es el objetivo de este año. De momento”.

Compartir el artículo

stats