Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rotación del húmero

La cuarta operación de Márquez durará ocho horas

El equipo del doctor Sánchez Toledo, de la clínica Mayo (Rochester, EEUU), estará ocho horas o más operando a Marc Márquez, el próximo jueves, en una delicadísima intervención quirúrgica

Marc Márquez. EFE

Son las 08.16 horas de la mañana en Mugello, la preciosa Toscana italiana. Las redes sociales hace horas que arden deseándole la mejor de las suertes a Marc Márquez Alentá en la cuarta operación en su brazo, húmero y hombro derecho a la que se someterá, el próximo jueves, en la clínica Mayo, de Rochester, en Minnesota (Estados Unidos), a manos del prestigioso cirujano Joaquín Sánchez Toledo.

Todos los pilotos del mundo, todos, menos Valentino Rossi, desde Jorge Lorenzo, Aleix Espargaró, Álvaro Bautista, Toni Bou al turco Toprak Razgatlioglu, campeón del mundo de Superbikes en el 2021, le desean “fuerza, coraje y mucho ánimo” al campeón de Cervera (Lleida), que cruza el ‘paddock’ de Mugello en su ‘scooter’ Honda en busca de su ‘box’ para repasar con su ingeniero Santi Hernández los últimos datos de su RC213V antes de subirse a ella y practicar en el ‘warm-up’ (ensayo previo a la carrera), cuando todo el mundo cree que no debería de correr y tomar riesgos antes de tan tremenda operación.

Profesional hasta el final

“Estoy haciendo un trabajo que me ha pedido Honda. Estoy probando piezas y cosas que me ha pedido Honda y, antes de viajar a EEUU y operarme, quiero y debo acabar mi trabajo”, me comenta Márquez, que ha detenido su motito frente a la carpa de Dorna Sports para atenderme tres minutos. Le pregunto si está tranquilo y me dice que “sí”. Que sí por qué. “Por una sencilla razón, porque el problema se hubiese producido si el doctor Sánchez Toledo, en su llamada a las 12.00 del mediodía del viernes, me hubiera dicho que la rotación del húmero derecho era ligera o mediana y me hubiera otorgado a mí la decisión de operarme o no, de seguir así, con esta tortura. No fue así. Sánchez Toledo no me dio margen a decidir: coge el avión, ven ¡ya!, no entiendo cómo estas corriendo, la rotación es muy superior a lo que creíamos. ¡Ven! Y eso me tranquilizó. No lo dudé ni medio segundo. Debo hacerlo, no hay otra”. Retorció (ligeramente) el puño del gas de su ‘scooter’ y voló hacia su ‘box’.

Y, en efecto, según ha podido saber El Periódico, la intervención quirúrgica a la que se someterá el líder de Honda la próxima semana (viajará el martes y será operado el juves) es delicadísima, muy, muy delicada y se prolongará, como poco, a lo largo de ocho horas. La rotación de su húmero, que los rumores señalaban ligeramente superior al 10%, es, según informaciones que maneja El Periódico, diario perteneciente al grupo Prensa Ibérica al igual que este medio, de un 33%, una auténtica barbaridad para un piloto que arriesga lo que arriesga Marc Márquez, que se codea con los mejores en todos los circuitos y que, hace menos de un mes, acabó cuarto en Jerez detrás de ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati), Fabio Quartararo (Yamaha) y Aleix Espargaró (Aprilia). Cierto, a más de 12 segundos de distancia, pero cuarto, por delante de otros 18 compañeros.

"Lo duro hubiese sido que el doctor hubiera depositado en mis manos la decisión, pero no hubo opción: ¡ven, hay que operar ya! Y no lo dudé"

Marc Márquez - Piloto oficial de Repsol Honda

decoration

“El doctor Sánchez Toledo me mostró su extrañeza, no diría su admiración, por estar corriendo en estas condiciones”, comenta Márquez, que aseguró a El Periódico que el doctor Samuel Antuña le dijo "si fuese mi brazo, me operaría Sánchez Toledo, que lo sepas". “Sánchez Toledo me dijo el viernes que no había más remedio que operar para tratar de recuperar por completo el húmero y el hombro, entre otras razones porque, al no tener tanta fuerza en el brazo derecho, estaba ya castigando, maltratando y dañando el izquierdo por sobreesfuerzo. Me confirmó que la rotación del húmero es demasiado grande como para que la musculatura, que está bien y reforzada gracias al duro trabajo que he estado haciendo, y mi cuerpo la soporten y, por tanto, hay que buscar la solución en el quirófano”.

Marc Márquez, en el warm up de Mugello.

Márquez, que ya le había reconocido al bético Marc Bartra, según ha podido saber El Periódico, que su húmero rotaba cuando le visitó en el GP de Jerez, reconoció en la conferencia de prensa del sábado, en Mugello, que Sánchez Toledo le dijo que “incluso para la vida cotidiana, el húmero no estaba bien recuperado, ¡imagínate para correr a 350 kms/h!, me comentó”. El ocho veces campeón del mundo sabe que le espera una intervención larga y dura, en la que Sánchez Toledo tendrá, junto a la mesa de operaciones una inmensa pantalla 3D con la representación real de su húmero izquierdo sano y el derecho lesionado.

Recuperación larga

Cuentan que la operación, en la que intervendrá un numeroso equipo de especialistas, requerirá mucho mimo. Hay, por supuesto, peligro de infección y, en ese sentido, el propio Márquez habló el sábado de que espera que el peligro, el temor, la incertidumbre “sea menor que en la tercera intervención quirúrgica que le practicó el doctor Samuel Antuña cuando me salvó el hueso de la infección que sufría”.

Es evidente, según ha podido saber El Periódico, que a una operación de ocho o más horas deberá seguir una recuperación, una rehabilitación, prolongada, larga, nunca menor a cinco o seis meses y, por tanto, acabando como acaba este Mundial-2022 en Cheste (Valencia), la primera semana del próximo mes de noviembre, es más que seguro que MM93 no volverá a pisar un circuito esta temporada. Lo contrario sería un auténtico milagro. Perdón, un milagro más de la ‘factoría Marc Márquez’.

Compartir el artículo

stats