Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Motociclismo

Marc Márquez no tiene prisa por volver, sí por curarse bien

El piloto catalán empieza a ver el final del túnel tras su cuarta operación en el brazo derecho y dos años completos de problemas médicos y físicos

Marc Márquez.

Diez semanas después de la cuarta operación en su brazo, húmero y hombro derecho, realizada en la Clínica Mayo, de Rochester, en Estados Unidos, Marc Márquez sigue progresando a medida que mejora su estado. Tras varias semanas de reposo y ligera fisioterapia, la rutina del piloto del equipo Repsol Honda empieza a intensificarse de nuevo.

Principalmente ha sido en el gimnasio donde Márquez ha trabajado para mantener su forma física general durante su recuperación y, ahora, ha comenzado a centrarse en el fortalecimiento de su brazo derecho. En constante colaboración con su equipo de médicos, fisioterapeutas y asesores, todo el proceso está siendo cuidadosamente supervisado y gestionado.

Su actual rutina de entrenamiento se centra en correr, nadar y mejorar la resistencia en el gimnasio con ejercicios elásticos. Cada semana se añade lentamente peso y resistencia para aumentar la fuerza sin exigir demasiado al cuerpo.

Muy esperanzado

"Paso a paso me voy sintiendo mejor y el hueso está cicatrizando correctamente, que es la mejor noticia de todas. Seguimos en modo de rehabilitación, estoy trabajando muy duro en el aspecto cardiovascular para intentar estar listo. A finales de agosto tengo otra revisión médica y, a partir de ahí, podremos dar un paso más con la rehabilitación y empezar realmente a apretar y a desarrollar los músculos. Algunos días son mejores que otros, pero todo esto forma parte del viaje. Soy optimista, pero no quiero hablar demasiado de los plazos hasta que tengamos esta revisión; no es el momento de forzar. He esperado mucho tiempo para tener este tipo de sensaciones: No pienso en la fecha del regreso, pienso en recuperar bien, del todo, para volver a disfrutar sobre la moto", reflexiona Márquez.

"Ha sido una lucha, no son dos días o dos meses los que he estado luchando, son dos años", comenta el piloto del equipo Repsol Honda. "El año pasado gané algunas carreras así, pero tuve que luchar mucho. En Jerez, me di cuenta de que algo tenía que cambiar. Fue duro y es duro ahora mentalmente, no porque no esté corriendo, sino porque siempre tienes esta duda sobre el brazo. Era, operarme o pensar en dejarlo. Estoy convencido de que ésta será buena, pero estos pensamientos siempre están ahí en el fondo de tu mente".

"Ha sido una lucha muy larga. No han sido dos días, ni dos meses los que he estado luchando, han sido dos años"

Marc Márquez - Piloto oficial del equipo Repsol Honda

decoration

Márquez no sólo está atento a la evolución de su cuerpo, sino que sigue muy implicado en el desarrollo de la Honda RC213V. Mientras Stefan Bradl sigue compaginando sus tareas de pruebas con la sustitución del #93, Márquez ha estado en contacto constante con el alemán para conocer a fondo la moto actual y su desarrollo.

"Honda está en un momento crítico. Estoy hablando mucho con mi equipo y tratando de entender la moto de 2022, la situación y lo que está pasando. Por eso iré a Austria, para hablar con todos y reunirme con el personal de HRC de Japón para trabajar en el futuro. Estamos empujando todos juntos; ganamos juntos, perdemos juntos y volveremos juntos. También estoy hablando mucho con Stefan Bradl; nosotros y Santi (Hernández, su ingeniero de pista), estamos trabajando juntos y probando cosas, ambos saben cómo piloto. En Mugello dije que estaría en casa, pero quiero seguir conectado. Con la anterior operación desconecté demasiado y quiero estar involucrado, para que cuando vuelva lo tenga todo fresco".

Compartir el artículo

stats