El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) se encuentra cada vez más cerca de convertirse en un problema para los aspirantes al título mundial de MotoGP 2022, el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), el italiano Francesco Bagnaia (Ducati Desmosedici GP22) y el español Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP), y este fin de semana puede llegar un paso más del ocho veces campeón del mundo con la disputa del Gran Premio de Tailandia en el circuito de Buriram.

No es que el piloto de Repsol Honda pueda tener opciones matemáticas al título, que no las tiene, sino que en su devenir hacia una recuperación definitiva y creciendo nuevamente en el plano deportivo puede comenzar a restar unos puntos muy importantes a todos ellos en su carrera hacia el título de 2022.

Márquez acabó cuarto en Motegi, muy cerca de los pilotos que lograron subirse al podio y eso después de tener un pequeño problema electrónico que pudo solucionar durante la primera vuelta, aunque le hizo caer hasta la quinta posición a pesar de salir desde la pole position, pero lo más importante fueron sus palabras tras la carrera, al confirmar que no tenía ningún dolor en el brazo y que tuvo hasta fuerzas para pelear y conseguir el cuarto puesto en un mano a mano con el portugués Miguel Oliveira (KTM RC 16).

Esos son los dos datos más relevantes en la recuperación y el progreso de un Marc Márquez que ahora llega a un circuito que le agrada y mucho y en el que podría empezar a convertirse en juez de la contienda en la lucha por el título mundial, que por ahora se decanta del lado del francés Fabio Quartararo merced a las "estrambóticas carambolas" que se produjeron en Motegi.

Ninguno de los aspirantes al título estuvo a la altura de las expectativas por uno u otro motivo, si bien en el caso del español Aleix Espargaró fue un fallo de los ingenieros electrónicos del equipo lo que le apartó de la pelea por el podio e incluso por la victoria, pues se les olvidó desactivar un sistema de bajo consumo de combustible denominado 'Eco Lap' que sólo se emplea para realizar la vuelta de formación.

En el caso de Quartararo y Bagnaia ninguno de los dos estuvo a la altura de las circunstancias, el primero, líder del campeonato, vio como los problemas acuciaban a sus rivales y se acabó conformando con una octava posición que a pesar de todo le permitió incrementar la ventaja en la tabla de puntos, pero deberá defenderla con mayor éxito en las cuatro citas que quedan por disputarse, en particular el trazado de Buriram, que no es uno de los mas favorables a las condiciones técnicas de su Yamaha.

El segundo, 'Pecco' Bagnaia, se dejó batir nuevamente por los nervios o la presión del momento y si quiere llegar vivo al final del campeonato pensando en el título debe dejar de lado absolutamente todo y centrarse en sumar el máximo de puntos posibles después de protagonizar en Japón su quinto cero de la temporada.

Una novedad de última hora será la presencia del italiano Danilo Petrucci como sustituto del campeón del mundo de 2020, el español Joan Mir, al manillar de la Suzuki GSX RR.

Mir no se encuentra en condiciones de regresar a la competición después de la última resonancia magnética a la que se sometió el piloto en España y deberá continuar con su proceso de recuperación de una complicada lesión como es la fisura en el astrágalo que sufre, motivo por el que Suzuki ha decidido buscar alternativas para no dejar su segunda moto en el dique seco y ahí es donde surge el nombre del carismático y simpático Danilo 'Petrux' Petrucci.

Segundo al final del campeonato estadounidense AMA MotoAmérica, Petrucci se ha hecho acreedor a suplir a Joan Mir al menos en la carrera de Tailandia, por lo que será interesante verlo sobre su tercer marca de motos tras haber sido piloto de Ducati, con la que venció dos carreras, una en Mugello (Italia) en 2019 y otra en Le Mans (Francia) en 2020, y también de KTM en 2021.

Tras lo visto en el 'Twin Ring' de Motegi son más los interlocutores válidos que tendrá este final de campeonato, primero por la victoria del australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP22), que seguro que le hará venirse arriba en esta parte del campeonato, sobre todo porque la competición va camino de afrontar el regreso al gran premio de su casa, el de Australia en Phillip Island.

No es el único piloto que está creciendo en esta parte del campeonato, pues tanto al surafricano Brad Binder (KTM RC 16) como al español Jorge Martín (Ducati Desmosedici GP22) se les pudo ver pletóricos en el podio de Motegi y a buen seguro que buscarán más resultados como estos en lo que queda de temporada.

A los aspirantes al título, si no espabilan, se les puede complicar, y mucho, el panorama, pues todos estos pilotos, que por razones ya detalladas hay que tenerlos en cuenta, se les pueden añadir otros tantos que buscarán la gloria del final de la temporada para preparar la siguiente con un sabor mucho más dulce.

Son nombres como los del italiano Enea 'La Bestia' Bastianini (Ducati Desmosedici GP2), el francés Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP22), los españoles Maverick Viñales (Aprilia RS-GP) y Alex Rins (Suzuki GSX RR), el portugués Miguel Oliveira (KTM RC 16) o incluso la larga lista de pilotos italianos que en el momento menos pensado se pueden colar en la pelea en las posiciones de cabeza como Luca Marini, Marco Bezzecchi, Fabio di Giannantonio -todos ellos con Ducati), o Franco Morbidelli (Yamaha YZR M 1).

Por otro motivo muy distinto el español Pol Espargaró (Repsol Honda RC 213 V) es otro de los pilotos que habría que tener en cuenta pues seguro que en su mente está intentar despedirse de su aventura con el fabricante del Ala Dorada de la mejor manera posible, si bien es cierto que son muchas las cosas en contra que tiene el piloto de Granollers, aunque no por ello dejará de intentarlo hasta el final.