El 25 de abril de 1926, Maserati consiguió su primera victoria con el debut del mismísimo Alfieri Maserati al volante de un Tipo 26 con el que subio a lo más alto del podio en la Targa Florio. Pero fue en 1954 cuando la marca se estrenó en la F1 con Juan Manuel Fangio como piloto oficial, consiguiendo a los mandos del 250F coronar diversas victorias.

Es por ello, que Maserati ha querido rendir tributo a sus inicios y pasado en el mundo de la competición con la serie F Tributo Special Edition como un claro homenaje a todas aquellas victorias conseguidas antaño por el que fuera un ídolo del automovilismo, Fangio.

Los llamativos Rosso Tributo y Azzurro Tributo estarán disponibles para el Ghibli y el Levante, colores que dan una imagen muy deportiva a ambos modelos y que representan claramente no solo a Italia, con el rojo, sino también a la histórica ciudad de Módena, dónde se asienta la fabrica de la marca con el color Azzurro.

Parte del equipamiento de serie de estas versiones, son las llantas Anteo de 21” en color negro para el Levante y las de 21” de titanio para el Ghibli que dejan entrever el equipo de frenos con las pinzas en color amarillo. Otra de las señas de identidad la encontramos en la denominación del modelo en la aleta delantera, así como en el logo de la Saeta que está pintando del mismo color que la carrocería.

En el habitáculo, el tapizado Black Piano Fiore dispone costuras en contraste en rojo o amarillo, replicando así los colores del exterior.