04 de julio de 2019
04.07.2019
Seguridad

Dos de cada diez conductores ponen en riesgo la vida de los ciclistas en la carretera

El 21 % de los conductores no respeta la distancia de seguridad, según un estudio de la UPV

04.07.2019 | 15:39
Dos de cada diez conductores ponen en riesgo la vida de los ciclistas en la carretera

El 21% de los conductores "no respeta la distancia de seguridad" cuando adelanta a ciclistas en carretera. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio desarrollado por el Grupo de Investigación en Ingeniería de Carreteras (GIIC) de la Universitat Politècnica de València (UPV) que se enmarca dentro del proyecto 'Sale4Bikes', subvencionado por la Dirección General de Tráfico (DGT).

El estudio se ha llevado a cabo utilizando unas bicicletas monitorizadas y tiene por objetivo analizar el impacto de la presencia de tráfico ciclista que circula en grupo en carreteras. Dicha exploración se ha llevado a cabo estudiando el comportamiento de los ciclistas y los conductores así como la interacción vehículo-bicicleta. La investigación también incluye una propuesta de criterios para mejorar la seguridad vial.

En la rueda de prensa en la que se han presentado los resultados de la investigación han participado el director del GIIC de la UPV, Alfredo García; la jefa provincial de Tráfico de València, Pilar Fúñez; la investigadora del GIIC UPV Griselda López; y uno de los ciclistas que ha participado en el estudio.

Según los datos de Tráfico expuestos en la presentación, en 2017 un total de 43 ciclistas murieron en las carreteras. Un año después, el número se fallecidos se ha reducido a 36, ocho de ellos en la Comunitat Valenciana. En este sentido, la responsable de Tráfico ha asegurado que se trata de una "buena tendencia", por lo que "estamos en el camino de llegar al objetivo de cero víctimas".

Sin embargo, Fúñez ha expresado su "preocupación" por los datos que reflejan que un 35% de los fallecidos en carretera son usuarios denominados "vulnerables", es decir, peatones, motoristas y ciclistas.

En esta línea, ha asegurado que "si la evolución continúa" el porcentaje de personas vulnerables fallecidas respecto al total de muertos en carretera "podría superar el 50% en 2020", aunque ha reconocido que en los últimos años "se ha reducido un 40% la accidentalidad mortal".

Al mismo tiempo, ha apelado a la "prudencia, el respeto y la convivencia" entre ciclistas y conductores. "La nueva movilidad ha venido para quedarse", ha destacado.

Tramos con riesgo


El informe de la UPV también detalla que la percepción del riesgo aumenta en tramos con estrechamiento repentino del arcén. Sin embargo, el director del GIIC ha apuntado a otros factores "de riesgo" para ciclistas como elementos invasores en el arcén o carril, imperfecciones del pavimento o el efecto del alcohol y las drogas, "tanto al volante como al manillar".

No obstante, García ha admitido que las labores de concienciación de la DGT "están dando sus frutos".

Otra de las conclusiones que se extraen del estudio afirma que los arcenes coloreados en carreteras "no son una buena solución", ya que, según ha explicado la jefa provincial de Tráfico de València, "la percepción del riesgo por parte del conductor disminuye en estos tramos".


Tres metodologías experimentales


La investigación de la UPV se ha llevado a cabo a través de tres metodologías experimentales, según ha reconocido Griselda López, del grupo GIIC de la UPV.

Uno de los procedimientos, que se ha realizado a través de una serie de encuestas a 523 ciclistas y 407 conductores, revela que el 72% de ciclistas considera "suficiente" la distancia lateral de 1,5 metros entre el ciclista y el coche, mientras que tan solo un 28% de los ciclistas realiza adelantamientos "sin dificultad".

En este sentido, el estudio de la UPV refleja que el riesgo de sufrir un accidente de tráfico aumenta en vías con arcenes estrechos, mientras que la circulación en pelotón "aporta una mayor protección a los ciclistas".

Del total de los 1.292 adelantamientos investigados en el análisis, se ha registrado un mayor incumplimiento de la distancia de seguridad (1,5 m) al inicio de los mismos. Asimismo, el estudio destaca que es al comienzo de la maniobra cuando se produce "una mayor invasión del carril contrario", aunque "depende del ancho de carril y arcén", según el análisis.

En cuanto a las preferencias sobre la disposición de los grupos en carretera, un 74% de ciclistas prefiere circular en paralelo, mientras que los conductores prefieren en su mayoría (42%) la circulación de ciclistas en línea.

"Mejora de arcenes y márgenes"


La propuesta de criterios que ha realizado el grupo de investigadores aboga por una "mejora" de arcenes y márgenes "con el objetivo de que sean transitables", así como por la construcción de apartaderos en carreteras estrechas.

Además, los investigadores han avanzado que se encuentran desarrollando un sistema de señalización "con tecnologías modernas" para implementarlo en tramos con alta influencia de ciclistas con el objetivo de advertir de la presencia de los mismos y dar "una mayor información al conductor". Esta iniciativa ya se ha puesto en marcha en La Rioja y se prevé implementarla en periodo de pruebas en otras comunidades a finales de año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook