Los políticos, en los ninots de las fallas

-