Y sin embargo, se mueve. Parece que la famosa frase de Galileo sirve para hablar de la presente temporada. A pesar de los pesares (de la crisis), sigue habiendo vida en los escenarios, y más esta semana, en la que se unen dos grandes autores del repertorio universal: Valle-Inclán y Chéjov. Una vida vista desde un humor mordaz, como el que sigue en pie en el escenario del Micalet, esto es, Veriueu-ho Show, lo último de Xavi Castillo. Y para mordacidad, la de Albert Boadella en El Nacional, espectáculo que todavía se puede ver este fin de semana en el Olympia. El mismo escenario que esta semana será testigo de una de las grandes obras de Chéjov, Tío Vania, de la mano de L´Om-Imprebís.

Pero yendo a los teatros que se unen a la temporada, en esta ocasión le toca el turno, por fin, a uno público. Se trata del Rialto, que abre sus puestas con una producción del Centre de Teatres, Los cuernos de Don Friolera, un trabajo con el que el actor José Sancho vuelve a tomar las riendas, como director y actor protagonista. También la Zircó se une a la cartelera con el estreno de La història robada, de La Fornal d´Espectacles. Y la Sala Ultramar recoge la peculiar forma de programar de Buenos Aires, en la que se mezclan espectáculos los mismos días, pero en sesiones diferentes: Aquel aire infinito y Pervertimento, puestos en escena por la Companyia Hongaresa de Teatre y por Bonanza T. Además, la Sala Carolina estrena (días 29 y 30 de septiembre) STOP staffs 2, la comedia freak.

A todo ello hay que sumar el que todavía este fin de semana se puede asistir a los espectáculos de Russafa Escènica, y que a partir del 1 de octubre tiene lugar en la SGAE el VII Festival Octubre Dones, en cuya programación aparecen espectáculos de teatro-danza (Mujer oiseau let me fly, coreografía de Lorenza Di Calogero) y de teatro (Bajo el mismo cielo, con dirección de Toni Cantó y Sergio Villanueva).

Para los más pequeños, sigue en el Teatret el Festival Creixent Teatre con Historias de cachivaches (hasta el día 30).

Aquel aire infinito y pervertimento Sala Ultramar. Días 28 y 29 de septiembre, y del 28 de septiembre al 4 de octubre

La Ultramar inicia su primera travesía otoñal con la puesta en escena de dos obras en doble programación. La primera, Aquel aire infinito, de LLuïsa Cunillé, y la segunda, Pervertimento, de Sanchis Sinisterra. Ambos autores, como se recordará, son Premio Nacional de Literatura Dramática: Sinisterra, en 2004, y Cunillé, en 2010, por la obra ya apuntada. En la primera, Paco Zarzoso dirige a Lola López y Pep Ricart en una función en la que se recrean cuatro encuentros de un Ulises contemporáneo con la versión moderna de cuatro mitos femeninos clásicos que siguen vivos en su rígido destino: Electra, Fedra, Medea y Antígona. Detrás del proyecto de la segunda están los actores Álvaro Báguena y Verónica Andrés. Los dos, seducidos y pervertidos por tres de los monólogos y un diálogo de este conjunto de piezas breves del año 1988, se aventuran en una propuesta que trastoca el tiempo y el espacio dramáticos, y la propia realidad. La primera es una tragedia; la segunda es una comedia. Sin embargo, ambas mantienen una estructura fragmentaria y se desarrollan en espacios desnudos, donde el protagonismo lo adquieren el actor y la palabra.

Los cuernos de don friolera Teatro Rialto. Estreno, 3 de octubre.

El esperpento, más que un género literario, es una nueva forma de ver el mundo, ya que deforma y distorsiona la realidad para presentarnos la imagen real que se oculta tras ella. Para ello utiliza la parodia, humaniza los objetos y los animales, y animaliza o cosifica a los humanos. No debemos olvidar esto a la hora de volver a hablar de Valle-Inclán, en este caso de Los cuernos de Don Friolera, uno de los maravillosos esperpentos que forman parte de la trilogía Martes de carnaval. Y es que don Ramón no sólo capta la realidad como realidad deformada, sino también el sentido trágico de esa ontológica deformación. En este caso, toda la artillería estética del gallego se lanza a tratar el tema del honor conyugal como telón de fondo y la obligada venganza sangrienta por convencionalismos sociales. Como se recordará, un anónimo pone sobre aviso a Don Friolera de los devaneos de su esposa con Pachequín, que no van más allá de unos piropos zalameros; pero estos se convierten en habladurías en boca de todos. Friolera se ve sometido al dilema de renunciar a su empleo de teniente o matar a los supuestos adúlteros. En esta nueva producción, José Sancho toma la batuta, pero también se viste de Teniente Friolera. A su lado, un amplio elenco de intérpretes valencianos: J. Carles Rosselló, Juansa Lloret Marina Vinyals, José Montesinos y Estela Martínez, entre

Tío vania Teatro Olympia. Estreno, 3 de octubre.

Una difícil pregunta es el trasfondo que late bajo la piel de Tío Vania, la magistral obra teatral que el genio ruso Antón Chéjov escribió en las postrimerías del siglo XIX. ¿Qué estamos haciendo con nuestra vida? (reportaje en las páginas 14-15).

La historia robada Sala Zircó. Del 4 al 6 de octubre.

La Cía. mallorquina La Fornal d´Espectacles presenta este texto de Joan Gomila y Antoni Tugores, cuya trama nos invita a reflexionar sobre el pasado para entender de dónde venimos y a dónde vamos. Para ello, la obra nos ofrece la oportunidad de descubrir a aquellos hombres que creyeron en la República y que pagaron en sangre el compromiso con sus ideales. Así, se rememoran personajes que van desde la Primera República, pasando por la Segunda, hasta los trágicos hechos de 1936, y nos cuentan historia arrebatada de la memoria colectiva de un pueblo.

Exhumación Espacio Inestable. 4-7 de octubre.

La Cía. The Zombie Kompany y Korego Proarte da vida a una investigación de los hechos reales en los que Shakespeare se basó para escribir Hamlet. En sus pesquisas descubrirán una sorprendente intriga en torno a Tycho Brahe, astrónomo danés del siglo XVI que murió como Hamlet, su homólogo literario: envenenado. Se trata, pues, de la exhumación de Hamlet, pero no sólo de la obra y su protagonista, sino también de lo que se oculta tras este misterio: el origen del teatro y el mundo.