Con "antropoceno" (del griego "anthropos", humano, y "cene", nuevo o reciente), nos referimos a nuestra época actual, en la que la tierra está cambiando aceleradamente a causa de la actividad humana.

Thaddeus Phillips explora la encrucijada en la que nos encontramos: "Podemos usar nuestro poder como gestores de nuestra propia realidad y asegurar la supervivencia de la especie humana y del planeta que habitamos, o podemos autodestruirnos. Se hace necesario un nuevo salto en la evolución humana. Esta vez generada por nosotros mismos y ya no por nuestro medio ambiente. Ya no deslumbrados por la adquisición de nuestra nueva y poderosa herramienta, la razón -ese fuego robado de los dioses por Prometeo-, sino responsabilizándonos por ella y usándola con sabiduría."