Bowa, nómada, huérfana de raíces y sueños, un día encontró una botella junto al mar. En su interior había un mensaje y algo le impulsó a buscar a su destinatario. El camino fue tan fructífero que se convirtió casi en obsesión. Horas de espera y kilómetros de búsqueda para hacer llegar a su destino cientos de mensajes que navegaron encerrados en el cristal brillante de alguna botella.

El espectáculo transita por distintos estados emocionales del personaje, que descansan en un lenguaje circense multidisciplinar. Efectos de magia que surgen de una forma accidental, que refuerza la peculiaridad de ese espacio.

Xst! Un mensaje ha llevado a Bowa justo a este lugar con la esperanza de encontrar a quien ha lanzado un mensaje al mar.