Dripping es una comedia que ironiza sobre los intereses creados en torno al mundo de la creación artística. Sento (Pep Munné) es un artista genial, pero sin suerte, en un entorno mercantilizado. Su inseparable amigo Domingo (Albert Forner) es un “artista en fase teórica”, que vive espléndidamente gracias a las rentas familiares. Ambos se verán envueltos en una serie de peripecias cuando Genoveva (Gretel Stuyck), una galerista de arte, ofrezca a Sento participar en el más importante concurso de pintura del mundo.