El público, cual inocente Alicia, atravesará el cristal adentrándose en lo más profundo del Espejo Negro: un mundo oscuro donde reina la luz, donde residen criaturas elegantes, irreverentes, tiernas, perversas, solitarias, provocadoras, almas llenas de humor corrosivo y burlón. Un andrógino y extravagante Personaje Salida de las tinieblas, ayudado por tres marionetistas, nos sumerge en un mundo paralelo desde el otro lado del cristal. Este es un espejo que deforma el próximo para mostrarnos, sin pudor, Nuestros pecados y bajezas. Música, luz, oscuridad, Objetos, marionetas y actores salan y entran del espejo, un espejo que las atrapará para devorarlos enteritos, como un gran agujero negro.