Jonna ha vivido en el orfanato toda su vida. Un día llega una gorila y la adopta. A Jonna le lleva algo

de tiempo acostumbrarse a su nueva madre, pero, cuando las cosas empezaban a ir bien, las autoridades locales amenazan su existencia.