Costanza y su hermana Silvia son supervivientes en una isla deshabitada en la que un día quedaron aparentemente abandonadas tras una escala realizada por el barco en el que viajaban con Gernando, esposo de Costanza.