Una historia de amistad poco corriente que nos cuenta como los lazos afectivos pueden surgir en las situaciones más inesperadas y absurdas.

Miguel, un profesor de literatura amante de Larra que odia a los jóvenes, despierta un día en la misma habitación de hospital que Clara, una joven que ha olvidado cómo sonreír.

En realidad, ambos detestan su vida y el mundo en general, por eso, tratarán de salir de ahí y acabar con lo que habían empezado. Ahora bien, para hacerlo, para poderse ir, tendrán que engañar a su doctora y fingir que están bien. Lo que no saben es que será en ese tipo de ‘metamorfosis’ que experimentarán cuando poco a poco empezarán a sentir empatía y aprecio el uno por el otro. Un hecho que posiblemente les cambiará la vida.​​