Hay una genética, arbitraria, que, de inicio, nos hace diferentes, singulares. También todo aquello que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida es el que nos ha ido diferenciando. Pero aquello que vamos adquiriendo, ¿ ha sido libre y selectivamente adquirido? Crecemos en un contexto familiar determinado con una educación determinada: condicionantes. Hay que recordar que los 2 primeros años de un individuo son los que nos configuran para toda la vida…; y este viaje iniciático posterior lo gestionamos como podemos. ¿Sería correcto, por tanto, afirmar que nuestra personalidad, condicionada, es el resultado de una voluntad propia?

¡Shhh! Es en la intimidad donde nos identificamos más los unos a los otros; y se debe al hecho que en la intimidad entramos en lo común del alma humana. Unos tenemos miedo a unas cosas y otros a otra. Pero todos tenemos un miedo. Igualmente, un anhelo, una carencia, un afecto, una ausencia, un secreto…