Tercer monólogo de Jorge «El Mestre» Benavent en el que hace un repaso de cómo ha cambiado la vida ahora que es padre.

Nada es como cuando eras joven, aparecen los dolores donde antes sólo había alegría y por si fuera poco, no entiendes la música de ahora y hasta te resulta raro despertar temprano un domingo.