Un texto con vocación de thriller, sacudido por el temblor de la poesía. La Tarara es la historia jamás contada de tantos niños; un viaje iniciático y adictivo al fondo de la carne. Es

un cuento sobre el perdón, un canto a la diferencia en que Caperucita, por fin, le toca el violín a los lobos.

En pleno barrio de SanFran de Bilbao crece Rosa, una niña violinista que cree ver a Liszt y a otros compositores difuntos que le ayudan a tocar el violín. Vive con su madre Telma. La Tarara, una prostituta que trabaja la noche y que se hace llamar Yasmín, acompaña a la niña en la lucha contra sus fantasmas. La Rosa adulta y la Rosa niña se entrelazan en un ir y venir de recuerdos que revolotean sobre un secreto apenas presentido: un incendio, cenizas y

el olvido, que se extiende como un manto protector. Hasta que unas cartas de amor encontradas en un cajón rescatan la memoria rota de esta niña tan llena de música y belleza

que no guardaba hueco al espanto.