Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estrenos de cine

'Cry macho': un viaje por las historias rurales de Clint Eastwood

En su última película como actor y director, ‘Cry macho’, el viejo maestro vuelve a personajes y temáticas en espacios abiertos. Repasamos aquí algunos de los elementos que definen su cine menos urbano

Clint Eastwood, en un fotograma de ’Cry macho’.

Clint Eastwood, en un fotograma de ’Cry macho’.

Empeñado en rodar hasta el último aliento, Clint Eastwood no solo dirige más o menos una película por año, sino que vuelve a actuar regularmente. Todo el mundo daba por hecho que ‘Gran Torino’, en 2007, sería su última aparición como actor, pero después ha protagonizado ‘Mula’, ‘Cry macho’ y un filme ajeno, ‘Golpe de efecto’, de Robert Lorenz. ‘Cry macho’ nos devuelve al Eastwood en clave rural y country, espacios y género en el que siempre se ha sentido muy cómodo. Repasamos algunos de los elementos que definen su andadura por las historias rurales bien alejadas de su imagen de Harry Callahan o de pistolero taciturno de wéstern.

'Bronco Billy'

La película más conectada con ‘Cry macho’. Si en esta Easwood encarna a una estrella retirada del rodeo, en ‘Bronco Billy’ interpretó a un cowboy que malvive con su compañía de espectáculo circense viajando por el país y actuando en pequeños pueblos y locales de mala muerte. Pese a su ambigüedad política, ‘Broco Billy’ ya puso en la picota algunas de las tradiciones estadounidenses con el patético espectáculo de Billy que recrea lances del viejo Oeste. Una comedia revisionista con bastante mala uva sobre los cimientos de la épica norteamericana.

Clint Eastwood, en un fotograma de 'Bronco Billy'.

'Dust bowl'

El denominado ‘dust bowl’, o cuenco de polvo, fue un fenómeno que se produjo en muchos condados del centro de EEUU entre 1932 y 1939, durante el periodo más crudo de la Gran Depresión. Consistía en unas fuertes tormentas de polvo precedidas de precipitaciones y agravadas por duras sequías. El fenómeno fue terrible y dañó considerablemente las zonas agrícolas. En la primera secuencia de ‘El aventurero de medianoche’ (1982), historia de un cantante de blues tuberculoso ambientada en aquel periodo, Eastwood mostró el efecto de estas tormentas inspirándose, además, en el estilo fotográfico de Walker Evans, el gran cronista de la América de los 30: la gente ponía toallas mojadas bajo el marco de la puerta y las ventanas para que el polvo no entrara en sus casas, se protegían la boca y nariz con paños húmedos y la luz del día se desvanecía totalmente durante el tiempo que duraba la tormenta.

Un fotograma de 'El aventurero de la medianoche'.

Philo Beddoe

Para costearse películas más personales, y de paso para divertirse en los rodajes, Eastwood se sacó de la manga el personaje de Philo Beddoe, un camionero a quien solo le gusta la cerveza bien fría y escuchar música country. Sus correrías, plasmadas en dos películas, ‘Duro de pelar’ (1978) y ‘La gran pelea’ (1980), no son lo más notorio de su filmografía –aunque los filmes tuvieron un gran éxito comercial–, pero no deja de tener gracia ver al rudo Eastwood compartiendo protagonismo con Clyde, un orangután convertido en mascota y compañero de aventuras que ganó en una apuesta, y enfrascándose en peleas clandestinas de boxeo.

Fotograma de 'Duro de pelar'.

Ranger

Una de las figuras icónicas del policíaco rural: el ‘ranger’ de Texas. Eastwood había interpretado a un agente rural de Arizona perdido en la gran y moderna urbe neoyorquina en ‘La jungla humana’ (1968), de su amigo Don Siegel. En su filme ‘Un mundo perfecto’ (1993), dio vida a un clásico ‘ranger’ de Texas que, a principios de los 60, debe dar caza a un criminal que ha tomado como rehén a un niño, hijo de unos testigos de Jehová. Pese a su tono trágico, el filme ensalza unos paisajes rurales idílicos, el edén al que el criminal (Kevin Costner) desea regresar para hallar la paz.

Música country

De todos es sabido que una de las grandes pasiones de Eastwood es el jazz, y que él mismo toca el piano y ha producido documentales sobre ‘jazzmen’ como Thelonious Monk. Pero no es su única devoción musical. La otra es el country. Ya mostró sus veleidades como cantante en ‘La leyenda de la ciudad sin nombre’ (1969), pero es que además publicó en 1963 el disco ‘Rawhide Clint Eastwood sings cowboy favorites’ aprovechando su presencia en la serie del Oeste ‘Rawhide’, cuando no era en absoluto una estrella. En este disco, reeditado sucesivamente en vinilo de colores como objeto de culto, interpreta fieles versiones de canciones como ‘Bouquet of roses’, popularizada en 1948 por Eddie Arnold and His Tennessee Plow Boys; ‘San Antonio Rose’, un clásico grabado por Bob Wills and His Texas Playboys, Patsy Cline, Johnny Cash y Merle Haggard, o ‘Mexicali rose’, un tema de 1923 versionado por Gene Autry y Jerry Lee Lewis.

Ray Charles

En 1980, para la banda sonora de ‘La gran pelea’, Eastwood se marcó con Ray Charles un dueto musical mecido por slide guitar campestre y violines. Un tema de absoluto colegueo titulado ‘Beers to you’ en el que el cineasta y el músico se deshacen en elogios mutuos hacia la amistad y la fidelidad.

Steve Dorff y Snuff Garrett

Si Lennie Niehaus elaboró durante años los ‘score’ de raíz más jazzística u orquestal de Eastwood, esta pareja de compositores y productores de country y folk fueron sus estrechos colaboradores cuando, por temática o estilo musical, sus películas se inclinaban hacia los ambientes rurales. Dorff (padre del actor Stephen Dorff) y Garrett compusieron la canción con Ray Charles, los temas originales de ‘Duro de pelar’, ‘La gran pelea’ y ‘Bronco Billy’. Garrett, además, fue el supervisor musical, y Dorff, en solitario, el responsable de las bandas sonoras de ‘El aventurero de medianoche’ y ‘El cadillac rosa’ (1989).

Dwight Yoakam

La estrella en los 80 y 90 de las ‘hot country songs’ también tiene carrera como actor cinematográfico, con presencias en ‘Red rock west’, ‘Sling blade’, ‘Las tres vidas de Melquiades Estrada’, ‘Bandidas’ o ‘La suerte de los Logan’, todas de ambientación rural o ‘westerniana’. Eastwood lo ha incorporado al reparto de ‘Cry macho’ en uno de los principales papeles.

Carretera

Las películas de viaje, sea para llegar a un lugar concreto o para huir de la justicia, abundan en la filmografía de Eastwood como actor y director. En ‘Un botín de 500.000’ dólares, debut de Michael Cimino, transitó con Jeff Bridges por carreteras de Montana. Los escenarios en ‘El cadillac rosa’ son de Nevada, y todo este filme sobre las andanzas de un cazador de fugitivos, una joven huida y su hija, respira aroma country por todos sus poros. La canción estrella no podía ser de otra que Dolly Parton, ‘Two doors down’, uno de sus grandes éxitos, grabado en 1978.

Clint Eastwood y Bernadette Peters, en 'El Cadillac rosa'.

Compartir el artículo

stats