Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estrenos de cine

James Bond, de la A a la Z: todo lo que debes saber de 007

Con ocasión del estreno este viernes de la esperada 'Sin tiempo para morir', repasamos el fabuloso universo de espionaje y glamur creado por Ian Fleming a través de algunas de sus palabras clave

Roger Moore, Thimoty Dalton, Daniel Craig, Sean Connery, George Lazenby y Pierce Brosnan.

Desde su aparición en 1953 en la novela ‘Casino Royale’, de Ian Fleming, el personaje de James Bond se ha ganado a pulso la condición de irresistible fetiche de la cultura popular. Doce novelas y 25 películas componen el fabuloso universo de espionaje, acción y glamur por el que 007, el agente al servicio de Su Majestad con licencia para matar, ha sabido moverse con prestancia inigualable: la masculinidad asfixiante, la elegancia sofisticada, el físico imponente, el dominio del arte de amar y matar. Una criatura surgida del corazón de la guerra fría, ambigua en lo ético y sexista en su actitud, cuyas aristas más desagradables, afortunadamente, se han ido suavizando con el paso del tiempo.

Con ocasión del inminente estreno de ‘Sin tiempo para morir’, despedida de Daniel Craig del personaje al que ha interpretado en cinco películas, queremos repasar el mundo de espías creado por Ian Fleming a través de algunas de sus palabras clave:

Aston Martin. El Aston Martin plateado modelo DB5 hizo su primera aparición en ‘James Bond contra Goldfinger’, aunque en realidad se rodó con un DB4. Nada como este vehículo rápido y elegante, equipado con ametralladora, placas antibalas, dispositivos para lanzar aceite, radar con mapas y asientos eyectables. El coche ha aparecido regularmente en la serie.

Sean Connery, con el legendario Aston Martin DB5.

Barry, John. Es el eterno dilema: ¿Quién compuso el tema principal? Lo hizo Monty Norman, acreditado en el primer filme, ‘Agente 007 contra el Dr. No’, pero fue John Barry quien lo arreglo y orquestó hasta darle sus rasgos distintivos. En los siguientes filmes, Barry compuso las bandas sonoras e hizo variaciones sobre esa inconmensurable pieza original.

Connery, Sean. El actor escocés fue el Bond por excelencia. Interpretó al agente 007 en seis ocasiones entre 1962 y 1971 con insuperable clase, elegancia y cinismo, más allá de su hoy inasumible machismo, fruto de otros tiempos. Connery acabó hastiado del personaje, pero en 1983 volvió a interpretarlo en la crepuscular ‘Nunca digas nunca jamás’, rodada al margen del canon de EON Productions. 

Revista 'Photoplay' de 1964 con Sean Connery en portada.

Magazine de 1964 dedicado a la figura del personaje creado por Ian Fleming.

Dench, Judi. La actriz británica interpretó a M, la jefa del servicio de inteligencia británico del MI6, en siete películas de Bond, desde ‘GoldenEye’ (1996) hasta ‘Skyfall’ (2012). Inspirada en la figura real de Stella Rimignton, primera mujer en ser directora del MI5, la fría y severa M de Dench fue una presencia necesaria para que el universo Bond se fuera desprendiendo de su sexismo ancestral. "Es usted un dinosaurio misógino y sexista. Una reliquia de la guerra fría", le espeta a 007 en 'GoldenEye'.

EON Productions. La compañía de Harry Saltzman y Albert Broccoli compró en 1961 los derechos de todas las novelas de Bond; solo se les escapó ‘Casino Royale’. Desde entonces, la firma se ha dedicado al más rentable de los negocios. Saltzman vendió su parte a United Artists en 1975 y, tras la muerte de Broccoli en 1996, su hija Barbara lleva las riendas.

Fleming, Ian. Con él empezó todo. Escritor, periodista y oficial de Inteligencia británico, fue el creador de la serie de novelas de espías protagonizadas por el agente 007 James Bond. La primera de ellas, ‘Casino Royale’, la escribió en Jamaica en 1952. Le seguirían once novelas más y dos colecciones de relatos breves, de los que vendió en todo el mundo más de 60 millones de ejemplares. 

El escritor Ian Fleming.

Lomos de libros de James Bond escritos por Ian Fleming. El Periódico

Goldfinger, Auric. La lista de villanos de la serie es larga y muy atractiva, desde el Dr. No hasta Scaramanga pasando por Stavro. Pero Goldfinger, de nombre Auric (áurico, oro), es terrible: megalómano (perpetra un atraco en la reserva de oro de Fort Knox), inteligente, sádico (asesina a una chica asfixiándola con pintura de oro). Lo encarnó Gert Fröbe.

Hamilton, Guy. Cineasta británico correcto y sin demasiadas pretensiones, puso en escena uno de los mejores títulos, el que enfrenta a Bond con Goldfinger, y después hizo muy fácil la transición de Connery (le dirigió de nuevo en ‘Diamantes para la eternidad’) a Moore: firmó sus mejores entregas, ‘007 vive y deja morir’ y ‘El hombre de la pistola de oro’.  

Intérpretes [de Bond]. Además de por Connery, el agente Bond ha sido interpretado por cuatro actores más que han dejado su impronta en el personaje: la circunspección de George Lazenby, la autoparodia de Roger Moore, la rigidez de Timothy Dalton, la prestancia de Pierce Brosnan y la intensidad de Daniel Craig. Fuera del canon de EON, debemos incluir al televisivo Barry Nelson y al siempre seductor David Niven.

Jones, Grace. Tras su debut como actriz encarnando a una guerrera amazona en ‘Conan el destructor’, la cantante y modelo jamaicana fue la felina antagonista de Roger Moore en ‘Panorama para matar’ (1985), donde interpretaba a la imponente guardaespaldas y amante del gran villano Max Zorin (Christopher Walken).  

Grace Jones y Roger Moore, en un póster de 'Panorama para matar'.

Klebb, Rosa. En plena guerra fría, Rosa Klebb -agente doble de SMERSH, la organización de contraespionaje soviético, y SPECTRA- se convirtió en ‘Desde Rusia con amor’ en una de las villanas más sádicas de la serie Bond. Armada con un cuchillo extraíble de la puntera de una de sus botas, la interpretó ni más ni menos que Lotte Lenya, esposa de Kurt Weill.

'Living daylights, The'. Estupenda canción compuesta por el grupo noruego A-Ha (y arreglada por John Barry) para ‘Alta tensión’ (1987). El universo Bond siempre ha dispuesto de excelentes temas interpretados por superestrellas como Shirley Bassey, Tom Jones, Paul McCartney & Wings, Duran Duran, Tina Turner, Madonna y, en ‘Sin tiempo para morir’, Billie Eilish.

Martini. “Un vodka con Martini seco, agitado, no mezclado”. El cóctel preferido de Bond para sus momentos de relax. Nuestro agente es un hombre de gustos refinados y no solo le atrae la coctelería, sino el vino, especialmente el Rothschild del 47, el champán, a poder ser el Dom Perignon del 53, y el vodka, con preferencia por la marca Smirnoff. 

Nelson, Barry. La novela ‘Casino Royale’ ha sido adaptada en tres ocasiones. La primera, en la serie televisiva ‘Climax!’, emitida en 1954. Barry Nelson, un actor con el pelo cortado a cepillo y limitado encanto, se convirtió en el primer Bond audiovisual de la historia. Es un simple espía antes que un agente seductor. Peter Lorre fue el villano Le Chiffre.

Oddjob. Uno de los grandes esbirros de los enemigos de 007. Trabaja a las órdenes de Goldfinger, es japonés, bajito y no pronuncia palabra alguna, pero resulta mortífero con su arma particular, un sombrero con las alas recubiertas de acero que lanza con precisión contra las cabezas de sus rivales. Le dio vida el luchador profesional Harold Sakata. 

Peters, Molly. Primera chica Bond que se desnudó en pantalla, concretamente en una escena de ducha en ‘Operación Trueno’ (1965). La actriz británica interpretaba a Patricia Fearing, una enfermera que, digamos, cuidaba de Bond mientras el agente reposaba en una clínica de salud. Tras el estreno del filme, Peters lo promocionaría apareciendo en páginas interiores de 'Playboy' y en la portada de ‘Modern Man’.

Q. ¿Qué sería de Bond sin Q, el campechano técnico del MI6 que le proporciona todas las armas, vehículos y gadgets como un reloj con láser, cohetes-mochila, gafas con rayos X, un coche invisible o anillos electromagnéticos? Lo encarnó Desmond Llevelyn hasta su fallecimiento en 1999, lo suplió John Cleese como R y ahora es Ben Whishaw.

Rigg, Diana. Un 10 para el que tuvo la brillante idea de convertir en ‘chica Bond’ a quien había sido la heroína más ‘cool’ de la televisión británica, la Emma Peel de la serie ‘Los vengadores’. Rigg interpretó en ‘007 al servicio secreto de su Majestad’ a Teresa di Vicenzo, la única que lleva al altar a Bond, aunque muere tiroteada en la escena final. 

Diana Rigg y George Lazenby, en una imagen promocional de '007 al servicio secreto de su Majestad'.

SPECTRA. Dirigida por el archienemigo de Bond, el supervillano del gato Ernst Stavro Blofeld, es una organización secreta terrorista cuyo objetivo es dominar el mundo. Ha aparecido en diversas novelas y películas del agente 007, la última de las cuales en la penúltima entrega fílmica, titulada precisamente ‘Spectra’ (2015).

Tiburón. Gigantesca amenaza dentada que se enfrentó a Roger Moore en 'La espía que me amó' (1977) y 'Moonraker' (1979), también conocido como ‘Jaws’. Lo interpretó el actor Richard Kiel, dotado de una presencia intimidante desde sus 2.17 metros de estatura.

Universal. 'Major' encargada de la distribución de ‘Sin tiempo para morir’, que adquirió los derechos de la saga después de que expirara el contrato de Sony Pictures en 2015. Un filme, este, cuyo proyecto, iniciado en 2016, ha sido duro y costoso hasta, al fin, su estreno en 2021 tras ser pospuesto varias veces por la pandemia. Será la última aparición de Daniel Craig como 007.

Villechaize, Hervé. Actor francés que interpretó a Nick Nack, el sirviente enano y cómplice de Scaramanga, en ‘El hombre de la pistola de oro’ (1974). Se hizo muy popular a finales de los 80 en España cuando apareció en el programa ‘Viaje con nosotros’, de Javier Gurruchaga, imitando a Felipe González, con quien guardaba un más que notable parecido. 

Hervé Villechaize, con Britt Ekland y Maud Adams, en una imagen promocional de 'El hombre de la pistola de oro'.

Walther PPK. Modelo de pistola semiautomática utilizada por la policía secreta y la criminal alemana desde 1931. Bond la convirtió en su arma preferida después de algunos problemas con la Beretta 950 B, tendente a encasquillarse más de la cuenta. La utilizó hasta ‘El mañana nunca muere’. De manejo fácil, también abulta poco en su americana o esmoquin.

Young, Terence. Director sólido y artesanal, fue el escogido para iniciar la serie a ritmo de calipso con las andanzas contra el Dr. No. Se superó en ‘Desde Rusia con amor’: la pelea en el vagón del tren entre Connery y el asesino encarnado por Robert Shaw es antológica. Suya es también ‘Operación Trueno’, lastrada por la larga secuencia submarina final.

Z3, BMW. La empresa alemana BMW acababa de adquirir la marca Rover (y con ella Mini y Land Rover) y, en su conquista de las islas, consiguió que Bond condujera por primera vez un coche no británico: en este caso, un Z3, un pequeño roadster biplaza que conoció su estreno mundial en ‘GoldenEye’ (1996) y que fue todo un éxito de ventas.

Izabella Scorupco y Pierce Brosnan, con el BMW Z3 de 'Goldeneye'.

Compartir el artículo

stats