Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un libros sobre los cocineros de los monstruos

'Cómo alimentar a un dictador': manteles manchados de sangre

Durante cuatro años, el periodista Witold Szablowski buscó y encontró a los cocineros que alimentaron a Idi Amin, Sadam Husein, Fidel Castro, Enver Hoxha y Pol Pot - Gente pobre, algunos, analfabetos, llevados a palacio, o a la selva, fueron cautivados por los monstruos, por el privilegio del poder

Un dictador con las manos llenas de comida: Idi Amin.

Un dictador con las manos llenas de comida: Idi Amin.

La cocina del poder sucede oculta a los ojos del pueblo. Los ciudadanos desconocen qué comen los jefes de Estado a diario, si el cocinero de palacio –la mayoría son hombres– ofrece menú o carta, si alimentan a presidentes y reyes con caprichos o de una forma saludable, si el vino se descorcha con la alegría del que no ha pagado la botella o con la responsabilidad del que administra fondos públicos.

Existen libros, series, películas, un pequeño puente entre la ficción y la realidad, ventanitas a un espacio secreto. Los profesionales que atienden a los líderes están organizados en el Club des Chefs des Chefs, enfática repetición, y cuyo subtítulo es tan declarativo como excluyente: la asociación gastronómica más exclusiva del mundo. No es el mejor modo de atraer la simpatía del contribuyente.

Los cocineros que el periodista Witold Szablowski reúne en 'Cómo alimentar a un dictador' (Oberon) también podrían haber montado el Club des Chefs des Chefs… Sanguinaires –puesto que complacieron a genocidas–, esta organización sí, absolutamente única, a diferencia de la otra, formada por expertos de regímenes supuestamente democráticos, como el de Marruecos.

Sadam Husein, ante un tribunal iraquí.

El libro de Szablowski es excepcional y recuerda, de un modo menos elaborado, 'El emperador', de otro polaco, Ryszard Kapuscinski, en el que construía con la técnica del puzle las atrocidades y desvaríos de Haile Selassie, el soberano de Etiopía que se sentaba sobre oro mientras el pueblo tragaba piedras.

Tienen en común, pues, un modo de narrar y también el retrato de unos asesinos, excéntricos y megalómanos, que construyeron en torno a sí un culto a una deidad sangrienta.

Persistente, paciente y minucioso, Szablowski consigue entrevistarse con Otonde Odera, a las órdenes de Milton Obote e Idi Amin (Uganda); con Abu Ali, al servicio de Sadam Husein (Irak); con Yong Moeun –la única mujer–, que alimentó a Pol Pot (Camboya); con Erasmo Hernández y Flores (sin apellido), que avituallaron a Fidel Castro (Cuba), y con el señor K, que se ocupó de la mesa de Enver Hoxha (Albania).

Pol Pot es responsable de la muerte de dos millones y medio de camboyanos y Yong Moeun lo describe de una forma angélica: “Era la bondad personificada”.  

Fidel Castro.

Gente pobre, algunos, analfabetos, llevados a palacio, o a la selva, fueron cautivados por los monstruos, por el privilegio del poder; los defendieron, los consideraron sus amigos, los temieron, algunos comprendieron cuál era la realidad cuando había tantos cadáveres mutilados alrededor que era imposible justificar al líder.

Estaban seguros de que su supervivencia se basaba en que a los amos les siguieran complaciendo sus guisos. Sadam Husein prefería las carnes y el pescado a la parrilla y las sopas de ocra y de calabacines, y la llamada sopa de pescado de los ladrones; Obote, los platos de la época colonial británica, que también apetecían a Idi Amin, junto al pilaf de cabra y el pescado con mucha sal, sin olvidar que tal vez tuvo apetencias de caníbal; Hoxha, diabético, se permitía una galleta de mantequilla adaptaba a la enfermedad; Castro, pescado con salsa de mango, huevos de codorniz con frijoles o langosta a la brasa; Polt Pot, ensalada de papaya y sopa de serpiente y liquidar a unos cientos de compatriotas antes del desayuno.

La paranoia siempre está cerca de los tiranos y con ella, el temor al envenenamiento, así que ser cocinero personal era un cargo de gran confianza, que a veces era recompensado con sobres de billetes, buenos trajes y coches de gran cilindrada y otras, en los regímenes comunistas, con la intangibilidad del honor.

Hay una reflexión de Otonde Odera: “[…] La comida es poder, lo aprendí cocinando para presidentes. Si tienes comida, tienes también mujeres, tienes dinero, tienes la admiración de la gente. Puedes tener todo lo que quieres”.

Ninguno buscó el puesto, para algunos fue un orgullo, para otros un destino inevitable. Todos contribuyeron a hacer felices a algunos de los mayores criminales del siglo XX.   

Compartir el artículo

stats