La receta de bizcocho de yogur es, sin duda, una de las más fáciles de hacer, no sólo por lo sencillo de su elaboración sino porque prácticamente no tendrás ni que apuntarte la receta. Así de sencilla es.

El secreto de esta receta de bizcocho de yogur, que siempre sale bien y delicioso, no es otro que las medidas de los ingredientes principales: harina, azúcar y aceite. Y es muy fácil tomarlas gracias a que para ello emplearemos uno de los recipientes que utilizaremos: el vaso del yogur. Lo demás, es cuestión de lógica. Tienes que medir los ingredientes con este vaso e ir incrementando su cantidad en orden alfabético.

Es decir, debes usar el vaso de yogur para poner una medida de aceite, dos medidas de azúcar y tres medidas de harina. Es fácil de recordar: aceite, azúcar y harina. Añade cada ingrediente por orden alfabético y, cada vez, súmale una medida más. Luego, añádele tres huevos y algo de levadura y ya tendrás el bizcocho de yogur listo para ser horneado. Sencillo, ¿no?

Ingredientes y receta del bizcocho de yogur

  • un yogur natural o de limón
  • aceite de girasol (una medida)
  • azúcar (dos medidas del vaso de yogur una vez vaciado)
  • harina de repostería (tres medidas del mismo vaso de yogur)
  • 3 huevos
  • levadura química (medio sobre)
  • ralladura de limón (opcional)
  • mantequilla para engrasar el molde si es necesario

Precalienta el horno a 180º durante 10 minutos. Forra un molde con papel de hornear o bien úntalo con mantequilla para evitar que se pegue al recipiente.

A continuación, vacía el yogur en el recipiente donde vas a hacer la masa del bizcocho de yogur. Añádele 3 huevos, una medida de ese vaso de yogur de aceite de girasol, dos medidas de azúcar y bate bien hasta que todo quede perfectamente integrado.

Después, vierte tres medidas de harina de repostería en el recipiente y medio sobre de levadura química (tipo Royal). Bate la mezcla conforme vas echando la harina para que no salgan grumos y la masa quede más aireada. Una vez que hayas echado toda la harina y ésta esté perfectamente integrada, puedes añadir a la masa la rayadura de un limón (sólo la parte amarilla porque la blanca amarga). Si lo haces has de tener en cuenta que esto potenciará el sabor a limón de tu bizcocho de yogur. No será excesivo, pero le notarás un inconfundible y delicioso aroma cítrico.

La receta de bizcocho de yogur más fácil y que siempre sale bien. Pexels/Polina Tankilevitch

Te puede interesar:

Vierte la masa en el molde de bizcocho y mételo en el horno, con calor arriba y abajo, durante 35 minutos a 180º. Durante este tiempo, no se te ocurra abrir la puerta del horno porque el bizcocho se bajará y ya será imposible que suba de nuevo. Así que ten un poco de paciencia, contrólalo a través del cristal de la puerta y deja que tu cocina se inunde del inconfundible y delicioso aroma de bizcocho horneado.

Una vez pasado el tiempo, comprueba que el bizcocho de yogur está hecho pinchándole un palillo o una brocheta. Si sale seca, está hecho. Luego, apaga el horno y deja entreabierta la puerta para que se vaya el calor y sácalo pasados unos minutos. Si puedes, desmóldalo y deja que acabe de enfriarse sobre una rejilla. Insuperable para desayunar, merendar o simplemente con un café.