La ciudad de València cuenta con la presencia de la mejor cadena de pizzerías artesanales del mundo, según 50 Top Pizza. Y es además de sus creaciones propias, Grosso Napoletano también ofrece ediciones limitadas de pizzas de autor. En este caso, la nueva colaboración se ha llevado a cabo junto al prestigioso chef mexicano Roberto Ruiz.

Roberto Ruiz es artífice de varios restaurantes mexicanos en nuestro país: Punto MX, que se convirtió en el primer restaurante mexicano en tener una estrella Michelin en Europa; Salón Cascabel (Madrid); Barracuda MX (Madrid) y Mantarraya MX (Marbella).

Gracias a esta unión entre Grosso Napoletano y Ruiz nace la primera pizza Napoli-mexicana del mundo. Esta innovación culinaria se enmarca en Edizione Limitata, un proyecto “cápsula” en el que esta cadena de restauración italiana realiza colaboraciones puntuales durante un tiempo limitado, con chefs amigos y marcas reconocidas del sector con las que comparten los mismos valores. Tras las pasadas ediciones en las que colaboraron con Francesco Martucci (mejor pizzaiolo del mundo), Formaje y Nino Redruello, ha llegado el turno de Roberto Ruiz que será el protagonista del cuarto capítulo de Edizione Limitata.

Qué lleva la pizza napoli-mexicana

El resultado de esta colaboración es una pizza con carácter propio y con la huella de una estrella Michelin donde la salsa picante Buona Chingona es el hilo conductor gracias a sus dos ingredientes principales: el chile Habanero picante que aporta México y el Peperoncino de Nápoles. La salsa se añadirá al tomate San Marzano para extender la mezcla sobre la masa elástica y tostada; se trata de una de las salsa hecha 100% artesanalmente por el equipo de I+D de Roberto Ruiz, el resto de ingredientes son la salsiccia napoletana, cebolla morada al horno y un toque fresco de stracciatella y cilantro.

Vas a flipar con la salsa Buona-chingona Levante-EMV

No hay que perder tiempo para ir a probarla puesto que sólo estará disponible hasta el 16 de octubre, en el locales de Grosso Napoletano de València (calle Martínez Cubells, 4), Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza y Pamplona, así como en Senza Glutine de Madrid y Barcelona, con unidades limitadas al día y por local.

Para Hugo Rodríguez de Prada, cofundador de la cadena de pizzerías: “ Roberto fue el primer nombre que me vino a la cabeza para el cuarto episodio de nuestras ediciones limitadas. Buscábamos hacer algo muy diferente y queríamos dar la oportunidad a todo el mundo de probar la comida de un Estrella Michelin a través de la pizza. Son dos culturas con unos cimientos muy similares, muy populares, donde las tradiciones son lo más importante pero se camuflan a través de un carácter descarado, folclórico y vibrante”.

Por su parte, Roberto Ruiz explica que: “la idea de la receta no fue sencilla, porque no es fácil unir dos culturas con tanta fuerza y, además, nos arriesgábamos a que pudieran chocar en una pizza. Pero, después de muchas pruebas juntos, hemos conseguido que el resultado sea muy equilibrado. Las micheladas alrededor de la mesa ayudaron a la hora de lograr la receta definitiva”.