Terreta CV Semanal cintillo rutas

Terreta CV Semanal cintillo rutas

Sacañet es un municipio castellonense localizado en las estribaciones de la sierra de la Bellida, perteneciente a la comarca del Alto Palancia. Su montañoso término municipal incluye la aldea de Canales y limita con los municipios castellonenses de Jérica, Toras, Bejís, Teresa y El Toro, y los valencianos Andilla y Alcublas. Sacañet forma parte de ese conjunto de poblaciones que se localizan en la alineación montañosa prolongación del Sistema Ibérico, a través de las sierras de Javalambre y La Calderona. Se trata de un relieve montañoso orientado Noroeste-Sureste, que condiciona el corredor natural al norte, el Valle del Palancia, y los piedomontes del Camp de Llíria, al sur.

En el año 1842 Sacañet y Canales se separaron de la localidad de Bejís para constituir desde entonces un solo municipio. Situados a más de 1.000 metros de altura, destacan los valles, barrancos y picos como el de la Bellida a 1.334 metros, desde donde se dispone de una espléndida vista panorámica de la comarca del Alto Palancia, pudiéndose observar además el mar Mediterráneo o el pico de Penyagolosa.

El entorno natural de Sacañet representa el principal atractivo del municipio, con una abundante y rica vegetación con especies autóctonas como la sabina albar (juniperus thurifera), el enebro (juniperus communis) o la sabina negra (juniperus phoenicea).

El clima es mediterráneo continental, condicionado por la altitud. El núcleo de población se halla a 1.015 msnm. De hecho, los inviernos son muy fríos y los veranos templados; y el régimen de precipitaciones está condicionado por las frecuentes nevadas. Es la causa de los numerosos ventisqueros que llegaron a funcionar durante décadas.

Los ventisqueros de Sacañet y sus rutas

El entorno montañoso acompañado del clima condicionado por el frío, y sus abundantes nevadas, son condiciones idóneas para almacenar nieve. Entre las montañas que rodean el municipio han identificado 47 ventisqueros de gran valor cultural, que tenían la función de acumular la nieve generada en invierno para abastecer de hielo durante el verano a l’Horta y en particular la ciudad de València, así como las comarcas del Alto Palancia y el Camp de Morvedre. Destaca el ventisquero de los Frailes, construido en el año 1769 por monjes de la Cartuja de Porta-coeli, situada en el término de Serra. El ventisquero se localiza a 1.250 metros de altitud en un barranco que drena el Cerro de la Bellida, se conserva un gran muro fabricado de mampostería en seco en forma de arco de 25 metros de diámetro.

En el término municipal se hallan dos senderos de Gran Recorrido y un Pequeño Recorrido, que permiten a los senderistas recorrer densos bosques de carrascas, visitar los ventisqueros y contemplar árboles monumentales. En ese sentido sobresale una carrasca centenaria que servía para orientar a los caminantes durante las nevadas de estas tierras que eran recorridas por trashumantes desde hace siglos para desplazar el ganado. Destacan también los numerosos hallazgos encontrados en los yacimientos y cuevas del término pertenecientes a la Edad del Bronce que son testimonios de la presencia humana desde la prehistoria como el yacimiento de la cueva de la Murciénaga y el asentamiento de la Mulatilla con materiales ibéricos. Otros lugares interesantes para su visita son la Fuente Los Gices, Las Tejas o las Salinas, o las lagunas del Llano de Sacañet, una reconocida zona húmeda de la Comunitat Valenciana. Los referentes son el GR-10, que recorre la sierra Calderona y discurre en las proximidades de varios ventisqueros (NW-SE); el GR-7, que transcurre por la Cañada Real de Aragón a Valencia, con una orientación N-S; y el sendero de Pequeño Recorrido PR-80, que conecta Teresa (Alto Palancia) y Canales (aldea de Sacañet).

La despoblación, el poblamiento y el pueblo

La localidad cuenta con una población alrededor de 60 habitantes de los cuales, la mayoría residen en el núcleo urbano de Sacañet y unos 15 habitantes en la aldea de Canales. Una cifra que ha ido reduciéndose desde principios del siglo XX provocado por las extremas condiciones climáticas, la escasez de servicios y la pobre actividad económica. La economía de Sacañet se basa en una cierta presencia de ganado lanar y en la agricultura de secano extensiva, centrada en el cultivo del cereal. Hoy se encuentra en riesgo de quedar despoblada debido a la falta de relevo generacional: 535 vecinos había en 1900, 421 en 1920, 166 en 1960, y 59 en 2018.

El municipio ve aumentada su población únicamente en épocas estivales, en particular en torno al 15 de agosto, las fiestas patronales en honor a San Isidro, que entre los actos destaca el reparto de “La Caldera”, donde la población participa con la degustación de este plato típico local.

El casco urbano de Sacañet se asienta en las proximidades del monte El Mamellar, a 1.015 msnm, configurado por apenas una docena de calles, adoquinadas la mayoría, con sencillas casas de una o dos alturas. Destaca la Iglesia dedicada a Santiago apóstol, un edificio de una sola planta con una torre campanario fabricado de mampostería que sobresale por su aspecto rural, pues fue construido en un antiguo molino harinero. En las proximidades se encuentra el nuevo edificio del ayuntamiento que alberga un antiguo horno moruno.

La aldea de Canales está situada a 7 kilómetros por carretera. Se asienta en las faldas del monte de la Bellida. De aspecto rural, el visitante puede observar antiguas casas de campo, abandonadas, y la iglesia parroquial de Santa Bárbara, de una sola nave.