Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlet, esencia pegada a la tierra

La pujanza agrícola escribió las mejores páginas hasta crear una caja de ahorros propia que generó un cambio hasta entonces desconocido

La singular ermita de Sant Bernat, de 
planta heptagonal, uno de los edificios
rodeada de vegetación. |  AJUNTAMENT

La singular ermita de Sant Bernat, de planta heptagonal, uno de los edificios rodeada de vegetación. | AJUNTAMENT

Menos de media hora llevará al visitante acercarse a Carlet desde València. Fácilmente comunicado, el municipio ha logrado mantener una esencia propia, un ADN muy reconocible porque se mantiene muy pegado a la tierra. La agricultura y su ciclo anual siguen marcando las horas del reloj colectivo y de su vitalidad. La principal apuesta, el caqui, ha tenido su época de esplendor, pero ha generado un peligroso monocultivo que empieza a dar algunas señales de debilidad.

CARLET  esencia pegada a la tierra |

CARLET esencia pegada a la tierra | POR CARLOS ALÓS

Nadie escapa a su historia. Y esta es la de la pujanza agrícola, que escribió las mejores páginas. Aunque germinó una estructura industrial a principios de siglo, existe una doble consideración de ciudad, orgullo de patria chica, que tiene sus raíces en el cultivo de la tierra. Un momento, oficial, hace un siglo y un segundo, más reciente, cuando se bautizó a sí misma como ‘ciudad del caqui’, emblema visible.

CARLET  esencia pegada a la tierra |

CARLET esencia pegada a la tierra | POR CARLOS ALÓS

Con 15.000 habitantes, el censo solo ha cambiado en varios centenares de nuevos residentes y permanece casi inalterado desde hace más de tres décadas. Hay un alma que pervive. Y queda por explicar que el gran salto económico, social y cultural de Carlet está en los años 20 del siglo pasado. El hito más formidable fue la creación de una entidad financiera propia, la caja de ahorros, desaparecida víctima de intereses políticos y partidistas, sobre los que aún se ha escrito poco. Su obra facilitó una mejora de infraestructuras públicas como nunca antes se había conocido. De ella surgió el suministro de agua potable, desde els Pinets, o la creación de un colegio público, conocido como parque escolar Juan Vicente Mora, totalmente novedoso para la época. Un espacio en consonancia con planteamientos pedagógicos progresistas y de la escuela laica que tuvieron un arraigo considerable en Carlet. «Mens sana in corpore sano», tuvo como impronta.

CARLET  esencia pegada a la tierra |

CARLET esencia pegada a la tierra | POR CARLOS ALÓS

Aquella actividad social, económica y cultural, desplegó una arquitectura interesante, de esencia modernista, que merece una ruta y en la que tiene gran incidencia el arquitecto Francisco Mora Berenguer. Es el mismo que realiza actuaciones en València -ensanche, Viveros, el inicio del paseo de València al Mar- y que deja en Carlet, donde tiene el vínculo familiar de su hermano que preside la Caja de Ahorros, tres de los grandes edificios que aún perviven: la estación, el edificio del Mercat y el Parque Escolar. Este último, junto a una gran avenida, que sigue manteniendo su vitalidad como espacio de encuentro; como la Alameda, el antiguo malecón modernizado, que se erige ahora como gran arteria colectiva.

CARLET  esencia pegada a la tierra

CARLET esencia pegada a la tierra POR CARLOS ALÓS

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 963 030 950.

Compartir el artículo

stats