Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albuixech, la ciudad del Capitán Trueno

Esta localidad, mitad agraria y mitad industrial, se encuentra rodeada de tierras de cultivo hortofrutícolas y muy próxima al mar.

Huerta en Albuixech

La coplilla de las divisas (Bienvenido Mr. Marshall ¡Americanos, os recibimos con alegría! sonaba recientemente en la Puerta del Sol de Madrid en el homenaje de la Academia de Cine al maestro Berlanga. La interpretaba la Sociedad Musical Eslava, una de las mejores bandas de la Comunitat Valenciana. Es de Albuixech. Como también Miguel Ambrosio, ‘Ambrós’, autor, entre otros, del cómic ‘El Capitán Trueno’ -junto al guionista Víctor Mora-, posiblemente el vecino más universal de esta localidad. Nacido en 1913, este dibujante estudió Magisterio y tuvo que trasladarse a Barcelona tras la guerra civil. Falleció en 1992. Ha sido referente del mundo de los tebeos en España. La biblioteca del pueblo ya lleva su nombre. Y tiene una escultura.

Escultura del capitán Trueno, en el jardín de la Casa de la Cultura. | ESTUDI FOTOG RÀFIC L’ABADIA POR JOSÉ LUIS ZARAGOZÁ

Música, cómics...También otras cosas. ‘Albuixech, tot tendre i res sec’, reza el refrán popular. Naranjas, tomates, sandías, melones, xufes... Esos y otros productos hortofrutícolas se cultivan en esta fértil superficie agraria de l’Horta Nord donde además, se pueden contemplar las Perseidas desde el observatorio de la asociación astronómica local. Y visitar la fábrica de trenes Stadler: historia viva de una industria valenciana que lleva algo más de un siglo exportando sus locomotoras y tranvías a todo el mundo. «Albuixech, la isla que emerge en huerta acogedora», como diría el periodista Baltasar Bueno. El municipio, en otros tiempos remotos, se fundó como alquería andalusí que recibió el nombre de ‘Abu Ishaq’, ‘laqab’; apellido apelativo de varón que quizá fue su fundador. Siglos después, camino de Mahuella, hallaron a su Virgen, la Mare de Déu de Albuixech, una advocación mariana que lleva el nombre del pueblo y que está datada en el XIV. El municipio próximo a la costa tiene calles largas y estrechas que no ha sido violentadas, al menos por el momento, por la especulación urbanística. «Conserva y cuida casas de exquisita prestancia, nacidas después de que un gran incendio hace dos siglos destruyera las barracas levantadas alrededor del templo parroquial, en un tiempo que les fue propicio económicamente a sus paisanos gracias a la agricultura. Eran grandes cultivadores de cebolla además de expertos en producción de seda», destaca el citado cronistas

Procesión de la Virgen de Albuixech, en
 una imagen de archivo. |  ESTUDI 
FOTOGÀFIC L’LABAIDA

Procesión de la Virgen de Albuixech, en una imagen de archivo. | ESTUDI FOTOGÀFIC L’LABAIDA POR JOSÉ LUIS ZARAGOZÁ

Goza de paz y tranquilidad. Es «isleño» ya que tiene la suerte de nadar entre huertas y cerca del mar. Sólo falta recuperar la playa y su arena perdida hace medio siglo ¡Qué pena! El polígono industrial del Mediterráneo se logró gracias al empuje de ciertos promotores y del notario Enrique Taulet Rodríguez Lueso. Al mismo tiempo se construía la autovía V-21, pegada a la línea de costa. Ambas infraestructuras cortaron el acceso al Mediterráneo.

Bous al carrer, en el verano de 2019. | ESTUDI FOTOGÀFIC L’LABAIDA

¿Qué comer? En Albuixech es importante no perderse las ‘coques cristines’ elaboradas en sus hornos tradicionales. ¿Por donde pasear o ir en bicicleta? Pues por el antiguo trazado de la línea férrea conocida como ‘vía xurra’. Esta ruta parte de València y se adentra en el corazón de l’Horta Nord hasta llegar a Puçol y Rafelbunyol, pasando por Alboraia, Almàsera y Albalat dels Sorells. Es un trazado verde perfecto para rutas cicloturistas. Atraviesa huertas de hortalizas, acequias, alquerías, barracas...

Y con permiso de las autoridades y del coronavirus los taurinos podrán participar en breve en los «bous al carrer», que ahora pasan la prueba en otras localidades próximas tras casi un año sin festejos. Las peñas reivindican la «normalidad» de los actos y esperan volver a celebrar pronto estos festejos. Veremos.

Compartir el artículo

stats