Con la llegada del verano y del calor lo que más apetece es refrescarse con un baño. Un plan perfecto para combatir las altas temperaturas y, además, pasarlo en grande, es visitar un parque acuático con tus amigos o tu familia. Los más pequeños disfrutan muchísimo de estos parques, pero en ellos hay atracciones y actividades para todo tipo de públicos.

Aquarama es un parque acuático que cuenta con diecisiete atracciones diferentes distribuidas en una superficie de 45.000 metros cuadrados. Está situado en la localidad castellonense de Benicàssim, y en él se encuentra el décimo tobogán de agua más alto del mundo, llamado El Salto del Diablo, con 30 metros de caída.

Aquópolis es otro de los mejores parques de la Comunitat Valenciana y, por suerte, hay dos: uno en la localidad de Cullera y otro en Torrevieja, Alicante. Estos parques cuentan con una zona infantil bastante grande, destinada a niños menores de diez años. No obstante, también tiene una variedad de atracciones más atrevidas para los adictos a la adrenalina.

La localidad alicantina de Benidorm cuenta con dos parques acuáticos: Aqualandia y Aquanatura. Aqualandia es uno de los parques más grandes de Europa, ya que tiene una extensión de 150.000 metros cuadrados en la que se puede disfrutar de quince atracciones diferentes, como la estrella del parque, Verti-Go, el tobogán más alto en caída libre de toda Europa.

Por su parte, Aquanatura es más pequeño, ya que tiene 40.000 metros cuadrados, pero también puede ser una muy buena opción para poder disfrutar de un día, sobre todo con los más pequeños, ya que no cuenta con toboganes tan altos como los parques anteriores. Este parque acuático se divide en cinco zonas diferentes: una piscina infantil, una piscina de olas, la parte de los toboganes, el espigón del faro y, finalmente, un solarium-SPA.

Finalmente, en uno de los destinos vacacionales más conocidos, Marina d'Or, está el parque Acuático Polinesia. Está está inspirado, como su propio nombre indica, en la isla de la Polinesia. Además, una ventaja que le diferencia del resto de parques acuáticos es que cuenta con una zona cubierta que permite que pueda estar abierto al público en cualquier época del año, y no solo en verano.