Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tuéjar, naturaleza exuberante

El sendero PR-CV 456 es un paseo por las estaciones, pero también por los orígenes del agua y de la historia de La Serranía

Uno de los puentes que cruza el río Tuéjar. | L.EMV

La ruta PR-CV-456 es circular, tiene 15,2 kilómetros de recorrido y un desnivel de 581 metros. Pero, sobre todo, es un paseo por el otoño, o por el invierno o la primavera, y un respiro durante el verano, porque la naturaleza que acompaña al senderista en esta ruta no deja lugar a la indiferencia: es una explosión de vegetación y agua, de color, de olores, sensaciones y pedazos de historia durante la media jornada que dura esta excursión en La Serranía.

Merendero junto al río Tuéjar. | L-EMV POR AMPARO SORIA

La senda comienza junto al parque de la Ermita de la Inmaculada, en Tuéjar. Aquí empieza y termina la ruta tradicional, la más larga, que consta de algo más de 15 kilómetros donde se alcanzarán puntos de 800 metros sobre el nivel del mar, lo que ofrece unas vistas incomparables sobre La Serranía. El recorrido tiene forma de 8, por lo que puede dividirse en dos rutas diferenciadas si hacerla completa resulta demasiado largo. En su formato más extenso, la ruta comienza en la Ermita de la Inmaculada y pasa por la Fuente del Saz, con un desvío para poder ver la presa romana que se utilizaba para captar y distribuir el agua. De hecho, este punto es el origen del acueducto de Peña Cortada, otra de las rutas indiscutibles de la zona.

El nacimiento del río Tuéjar es una zona reacreativa donde poder pasar el día. | L-EMV POR AMPARO SORIA

Tras esta parada se llega al Molino Marco y a los restos de pretiles de un antiguo puente de origen árabe. Después está el azud de Tuéjar, con la playa continental donde en verano es indispensable sumergirse. Tras esta parada, el camino atraviesa unas pinturas rupestres conocidas como ‘Los Corrales de Silla’ y más tarde llega el Nevero donde almacenar la nieve. Por último se podrá disfrutar de las vistas en el mirador de la piedra del mediodía o del Azud.

El otoño es toda una explosión de color en Tuéjar. | L-EMV

Si la ruta completa es demasiado larga, en el consistorio proponen realizar el primer tramo de la ruta en una jornada, que sale desde Tuéjar, en la Ermita de la Inmaculada, llega al Azud y vuelve a Tuéjar. En total son 5 kilómetros de recorrido de gran sencillez e ideal para realizar con niños y niñas o personas mayores. En otra jornada se puede realizar la segunda parte, que constaría de los 10 kilómetros restantes con un desnivel de 500 metros y un sendero de exigencia media. La ruta comenzaría en el Azud, aparcando allí y evitando caminar el tramo desde Tuéjar para adentrarnos rápidamente en la montaña.

Compartir el artículo

stats