Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Domeño, sobre califas y carlistas

El Plan Director realizado para el castillo rehabilitará y pondrá en valor las ruinas de una fortaleza que vigilaba la entrada a La Serranía

Acceso al castillo desde la Cv-35. | J.R.

El castillo de Domeño, esa fortaleza que nos vigila cada vez que nos adentramos por la CV-35 hacia el interior valenciano, está cerca de recuperar algo del esplendor que tuvo durante siglos. Un equipo de arquitectos y arqueólogos, dirigidos por Tirso Ávila, ha presentado el Plan Director para la rehabilitación y puesta en valor de esta fortaleza que sirvió de vigía sobre la entrada a La Serranía.

La CV-35 bajo el castillo de Domeño | J.R.

Se construyó durante la época califal, entre el siglo X y el XI, y después fue reformado por los almohades para más tarde volver a ser utilizado por los carlistas. «En cada época, el castillo tuvo una función; parece que en la época islámica había una alcazaba de grandes dimensiones y podría estar relacionada con Chelva, que también tuvo una», explica Ávila. El control del río era fundamental entonces y lo fue en las guerras carlistas donde Ávila señala que este castro pudo ser un puesto de mando y de inteligencia, a juzgar por las estructuras habitables que se aprecian. «Tenían decoración, algo que no tiene sentido para la tropa», apunta el arquitecto especializado en patrimonio.

Restos de la muralla del castillo. | J.R.

Todo eso se conocerá con más detalle y profundidad cuando se vayan acometiendo las fases que proyecta el Plan Director, una hoja de ruta que guiará los pasos de los técnicos para, en primer lugar, llevar a cabo las actuaciones más urgentes y después, actuaciones para su puesta en valor, para darle un uso museográfico, por ejemplo, y habilitarlo para visitas tanto dentro como en su entorno. En los dos últimos años se ha tenido que intervenir de urgencia en dos ocasiones por el mal estado de los restos. «La DANA hizo que se perdieran parte de los restos de la muralla carlista, que pudimos recuperar en 2020, y el año pasado recuperamos la muralla islámica la torre almohade», explica Ávila.

Restos de las estancias carlistas. | J.R.

En su equipo se encuentran el arqueólogo Juanjo Ruiz y el arquitecto Alberto Marco, los encargados de supervisar las actuaciones y clarificar la estratificación histórica. A la antigüedad de los restos islámicos se une el mal estado de la fortificación carlista, que se llevó a cabo «rápidamente y con elementos de mala calidad», señala Ávila. Con la rehabilitación y puesta en valor, el equipo espera poder devolver al castillo parte de la función que tuvo: ser un punto de referencia en La Serranía.

El castillo de Domeño, al fondo. | J.R.

Compartir el artículo

stats