Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Lilit Manukyan: "No domino al 100% el castellano, todavía tengo fallos que debo mejorar"

La joven armenia residente en Valencia desde 2007 se ha convertido en la primera concursante extranjera en llevarse el millonario bote de 'Pasapalabra'

Lilit Manukyan: "No domino al 100% el castellano, todavía tengo fallos que debo mejorar"

Lilit Manukyan: "No domino al 100% el castellano, todavía tengo fallos que debo mejorar"

No hace falta ser de Valladolid para manejar con solvencia el castellano. De hecho, ni siquiera es preciso haber nacido en España. La armenia Lilit Manukyan (Erveán, 1979), afincada en la ciudad de Valencia desde 2007, ha sido capaz de completar el exigente rosco de Pasapalabra „con un 318.000 euros de «bote» como recompensa„ con el armenio como lengua materna. Simple cuestión de práctica, asegura esta treintañera, que en apenas unos años ha pasado de cuidar niños a triunfar en televisión.

Con la «A» de Armenia. ¿Cómo alguien de tan lejos puede ganar el «bote» de Pasapalabra?

Con mucho trabajo, dedicación y pasión. Cuando te gusta lo que haces al final lo consigues. Así que si ves siempre el programa y practicas, al final sólo hay que tener suerte para que te caigan palabras que sabes. Es como Rafa Nadal, que está todo el día entrenando para ser el mejor tenista del mundo. Esta era la cuarta vez que lo intentaba en el concurso y creo que ya tocaba.

Con la «S» de suerte. ¿Qué definición le costó más acertar en el último rosco?

«Ilécebra», la última que me tocó. Estaba un poco confundida porque era una palabra muy culta y pensaba que igual pedían otra cosa. Con los nervios estuve dudando mucho.

Con la «E» de estudio. ¿Dónde aprendió esa palabra?

En el diccionario María Moliner. Además, mi marido me ha ayudado a preparar estos últimos roscos buscando palabras difíciles y apellidos de personas relevantes. Hace tres o cuatro semanas me hizo uno en el que aparecía «ilécebra» y me quedé con la palabra. Fue pura coincidencia.

Con la «C» de castellano. ¿Qué truco ha utilizado para aprender el idioma?

El truco es querer la cultura y aprender la historia del país en el que vives, con sus canciones, su arte... todo. Eso sólo se consigue leyendo y viendo la televisión, y así también se mejora la lengua. La gente dice que domino al 100% el castellano pero no es así, hay algunas cosas en las que aún fallo y tengo que mejorar.

Con la «T» de televisión. ¿De qué forma se aficionó a los programas del tipo Pasapalabra?

Desde pequeña, en Armenia y en Rusia me gustaba ver los concursos y hacer crucigramas. Es algo que me gusta desde la infancia.

Con la «R» de rosco. ¿Cómo se preparó para asaltar el «bote»?

En 2011, ya con una base sólida me decidí a llamar para hacer el casting. Desde entonces un exconcursante que se llevó el «bote» me ha estado ayudando. Me ha preparado roscos y me ha dado consejos para participar en el programa.

Con la «M» de maleta. ¿Por qué cambió Rusia por Valencia?

Quería vivir en Europa y aquí tenía una prima que estaba casada, así que vine en junio de 2007 a probar suerte. Fue difícil, pero al final me enamoré del país y de la gente. Ahora estoy casada con un español y he decidido quedarme.

Con la «P» de profesión. ¿A qué se dedica, además de a triunfar en la televisión?

Aquí he cuidado niños, personas mayores, hacía tareas domésticas y un poco de traducción. En Rusia era administrativa.

Con la «L» de lengua. ¿Cuántos idiomas domina?

Hablo armenio, ruso, inglés y también castellano.

Con la «I» de idioma. ¿Se atreve con el valenciano?

Lo entiendo, cuando veía las noticias lo entendía todo, pero no lo hablo. De momento no me atrevo.

Con la «D» de dinero. ¿A qué va a destinar los 318.000 euros del premio?

Tenemos muchos planes. Hay gastos pendientes y algún caprichito por cumplir. Mi marido quiere conocer Armenia y mi suegra, que es de Cuenca, sueña con subir al avión para ir a Mallorca. Me gustaría que se cumpliese ese sueño.

Con la «F» de fama. ¿Se ha habituado a eso de ser famosa?

No era mi objetivo y ahora es extraño que la gente me reconozca. Soy muy modesta y no me gustan los focos, pero sí poder contar mi historia, por si así inspiro a otros a hacer algo importante.

Con la «U» de última. ¿La veremos pronto en otro concurso?

Sería un honor que me llamaran para participar en Saber y Ganar porque, para mí, Jordi Hurtado es un mito. Pero es otro formato. No basta con ser bueno con las palabras, hay que saber mucho.

Compartir el artículo

stats