El cantante portorriqueño Ricky Martin visitó este lunes el plató de ´El Hormiguero´ para presentar su nuevo disco, 'A quien quiera escuchar', un trabajo con doce nuevas canciones que el propio artista define como "una carta de amor escrita en doce temas".

Además de la habitual entrevista con Pablo Motos, en la que confesó no tiene ninguna persona especial en su vida, Martin se divirtió de lo lindo con las diferentes pruebas que le prepararon los colaboradores del programa.

Pero lo mejor llegó de la mano de El Hombre de Negro, que le mostró al invitado un brazo articulado con el que le propuso grabar tres escenas representando su último single 'Un disparo al corazón' creando así un pequeño videoclip. El resultado fue espectacular y promete sin dudas, convertirse en viral.

Y es que el primero de sus singles, ´Un disparo al corazón´ ya es uno de los temas más escuchados. Enamorado de su trabajo y de todo lo que rodea a la música, confesó que si hay algo que ama eso son sus hijos.

Ricky está encantado con su faceta de padre y es que sus hijos le acompañan allá donde va, tanto es así que incluso comentó que a sus hijos les encanta España porque "dicen gracias", explicó entre risas.

También contó una de las anécdotas más graciosas, cuando se quedó en calzoncillos a las puertas de su casa y sin llave por despedir a sus hijos al ir colegio. Después de esto, se vio obligado a bajar en el ascensor en ropa interior para pedir la llave al portero de su edificio.

Así fue la entrevista de Ricky Martin en 'El Hormiguero'.