Si por algo se ha caracterizado Sálvame a lo largo de estos años de emisión del programa más polémico de Telecinco ha sido por la nomina de sus colaboradores. Se trata de personajes del mundo del corazón que de una o de otra manera acaban acercando todos los temas al plató del formato de la Fábrica de la Tele para las tardes de Telecinco. Unos colaboradores que además nutren otros programas de la casa. No hay que olvidar, por ejemplo, que no es extraño que al menos un colaborador de esta factoría acabe pasando por Supervivientes y que así un programa “alimente” al otro.

Pero si hay una colaboradora de la que se ha hablado (y mucho) durante estos años esa ha sido, sin duda, Lydia LozanoPara bien y para mal la periodista no ha dejado a nadie indiferente. Tanto que quienes la conocen dicen que lo extraño es que siga siendo fiel a un programa como el de Telecinco en donde se ve sometida a humillaciones casi semanales.

Hace varias semanas en el programa de las tardes se llegó a insinuar de nuevo que se trataría el “tema” de Lydia con Albano. Y de nuevo hubo llantos y quejas. Pero la tensión acabó explotando esta pasada semana con un encontronazo entre Lydia y Mila Ximenez que se saldó de una manera curiosa.

Y es que la dirección de Sálvame volvió a utilizar las redes sociales para pulsar la opinión de su audiencia. Pero en contra de lo que muchos pensaban y pueden pensar todavía a día de hoy no está claro que los que están al otro lado de la pequeña pantalla prefieran a protegidos como Ximenez. Más bien al contrario. La mayor parte de la audiencia aprovechó, de hecho, la “encuesta” que se realizó en redes sociales para cargar contra Lydia.

Al final la periodista tuvo mucho más éxito del que se esperaba. Tanto que volvió a demostrar una vez más que para muchos de los que se sientan al otro lado de la pantalla cada tarde ella es la auténtica protagonista y que si falta no sólo la van a echar mucho de menos sino que el programa va a perder a uno de sus grandes valores y a una mujer que da mucho de que hablar tanto a un lado como al otro de la pantalla de la televisión.