El presentador de El Hormiguero, Pablo Motos, ha conmocionado a los seguidores del programa con un emotivo mensaje que ha lanzado en sus redes sociales. El valenciano, que no pudo presentar el lunes el programa, ayer tuvo que quedarse en casa a la espera de los resultados médicos. En la última parte del show de ayer realizó una videollamada para explicar cómo se encontraba. "Estoy perfecto. Por un lado estoy bien, pero por otro estoy francamente jodido. Veo el programa y lo echo todo de menos. Es una sensación rarísima verlo todo desde casa", se lamentaba antes de pasar a argumentar lo que le había ocurrido: "Esta mañana me han dicho que era negativo y me he puesto a entrenar como un burro. Me encontraba tan bien que he batido el récord con alguno de los pesos que levanto habitualmente. Luego me puse a estudiar la entrevista de hoy y de repente me llaman y me dicen que el otro PCR, el largo, había dado positivo. Tengo una carga viral mínima. Me cuentan que he podido infectarme tocando un bolígrafo, el pomo de una puerta o apretando el botón de un ascensor. Mañana me hacen otra para ver si realmente lo que tengo no es nada o lo estoy incubando. En estos momentos no soy contagioso todavía, pero no saben si en los siguientes días lo seré". El comunicador lamentó, que pese a las estrictas medidas de seguridad que tienen, podía haberse contaminado. "La cepa británica debe de contagiar muchísimo, así que vamos a dejarnos de chorradas de una puta vez y vamos a decir las cosas como son. Estamos en una situación con muchos muertos y los casos no paran de aumentar. No llegamos a la meseta nunca y lo mejor en estos momentos es protegerte más de lo que te protegías y volver, otra vez, al lavado enfermizo de las manos".

 Pablo Motos, que durante 15 años como presentador del programa, no había fallado ningún día ahora tendrá que esperar.