Ancor, el aprendiz de Maestros de la Costura y vecino del municipio valenciano de L'Eliana, es uno de los favoritos para alzarse con el maniquí de oro proclamándose el ganador de este talent show de costura.

Ancor vuelve a los talleres de Maestros de la Costura

Tras la polémica desatada por su expulsión hace dos semanas, el pasado lunes, Ancor volvió a los talleres tras superar la prueba de 'repesca' que consistía en ejecutar un traje para la ópera y que el valenciano logró diseñar con gran soltura y talento.

Metido ya en materia en el programa de ayer, Ancor participó en la prueba de exteriores en equipo junto a la venezolana Yelimar y Gabriel, uno de los participantes más polémicos. La tarea que tenían encomendada era replicar unos outfits de la firma sostenible Ecoalf, que realiza sus piezas con materiales reciclados. Para la prueba, estuvo presente la top model internacional Blanca Padilla, quien ha colaborado con la marca para lanzar una colección propia.

Ancor, de Maestros de la Costura.

Mientras Yelimar, quien lleva una prótesis en la pierna tras el accidente de coche que sufrió provocado por unos asaltantes en su país natal, loaba la implicación de la modelo internacional en la causa medioambiental, explicó que ella intenta dar visibilidad a las personas con discapacidad por su propia condición. Tras esta declaración le preguntó a Ancor qué le parecía su cometido a lo que él le respondió con un detalle de su vida personal que llamó la atención del público: "¿Qué me va a parecer si mi padre es ciego y mi madre es albina?"

Javier, expulsado del taller

Pero la noche no acabó bien para los valencianos participantes en Maestros de la Costura ya que fue Javier, quien trabaja en las oficinas del club Levante UD, el que tuvo que abandonar el taller tras una prueba de expulsión que se le fue de las manos.

Se trataba de reconvertir un vestido de novia en otra prenda para después tintarlo. Por unos errores, el traje que intentó coser no tenía las medidas adecuadas y para colmo, se le rompió la cremallera que había cosido.

El abandono de Javier también ha causado cierta conmoción entre los televidentes ya que la trayectoria del valenciano había sido muy buena hasta el momento demostrando una gran capacidad de trabajo y muy buena mano para la costura. Tal es así que de nuevo se pudieron leer críticas hacia el programa acusándoles de "tongo" y de favoritismo hacia otra de las concursantes, Laura, quien no se caracteriza por ser especialmente diestra en la tarea de coser.