Màxim Huerta ha aparecido en su magazine vespertino de À Punt con un cabestrillo que aguantaba su brazo izquierdo y con dos dedos de la mano vendados. El presentador de "Bona Vesprada" ha manifestado que se ha roto los huesos de la mano en un accidente doméstico mientras ayudaba a su madre: "Tengo un dolor constantes y el sábado fui al hospital. Me caí por la escalera mientras ayudaba a mi madre y me he roto los metatarsos de la mano", ha declarado a los telespectadores.

El que fuera ministro de Cultura y Deporte también ha aclarado que "no se ha parado el mundo, se me ha parado el brazo, pero la cabeza y la boca la tengo para ustedes". En sus redes sociales ha publicado una foto con el cabestrillo y ha escrito: "Así estamos, presentando 'Bona Vesprada' con el ánimo tocado por una rotura de metacarpios de la mano izquierda. Una caída en casa y... a esperar qué deciden los cirujanos. Gracias por el cariño. Es la mejor medicina. Y gracias al hospital de Manises".