Renovada y con muchas ganas de responder a las últimas polémicas, Rocío Carrasco regresaba este miércoles al plató de 'Sálvame' y, además de abordar la existencia de los famosos diarios privados de su madre, confesó como está la relación con sus hijos Rocío y David Flores tras la emisión de su desgarradora docuserie.

Confirmando que no ha recibido ninguna llamada de sus hijos pero que tampoco la esperaba "en ese momento", Rocío dejaba la puerta abierta a un acercamiento con ellos: "Tengo la esperanza que en algún momento en el tiempo suceda. La vida es larga, si Dios quiere. Ahora, sigue sin ser el momento", aseguraba, dejando claro sin embargo que, abierta a la reconciliación con sus hijos, Rocío y David "no están en el mismo nivel".

Unas palabras que hacen referencia a su enfrentamiento con su hija Rocío - que terminó en el año 2012 con una brutal paliza de la joven a su madre y que acabó con su relación para siempre - y a las que la influencer ha respondido esta mañana.

"La única que ha tendido puentes todo este tiempo, tanto en público como en privado, se llama Rocío Flores", ha confesado la influencer a una de sus compañeras en 'El programa del verano', reinvindicando que ella es la que ha intentado en los últimos tiempos y tanto en televisión como a través de llamadas teléfonicas un acercamiento con su madre.

Mucho más discreta se ha mostrado ante nuestras cámaras, donde ha dejado clara su postura respecto a las últimas declaraciones televisivas de su madre. "No se nada ni he visto nada, pero no tengo nada que decir, ya lo sabéis", ha señalado, insistiendo en que no va a hablar de su posible acercamiento con su progenitora: "No tengo nada que decir".

Sin embargo, sí ha confirmado que ha puesto en manos de la justicia las amenazas que continúa recibiendo a través de sus redes sociales y que ha denunciado repetidamente en las últimas semanas: "Está en proceso. Todo va a ir al juzgado".