Concursar cada tarde en Pasapalabra, como hacen Rafa y Orestes desde hace meses, no es tarea fácil. Ambos luchan por llevarse un bote que les reportaría una fortuna (actualmente está cifrado en más de 1,82 millones de euros) y para el que se preparan cada día con gran esfuerzo y dedicación. No en vano, los dos emplean horas y horas cada día en estudiar nuevas palabras que puedan allanarles el camino hacia el éxito y el triunfo absoluto en este popular programa que ahora emite Antena 3.

Convertirse en ganador del bote de Pasapalabra es complicado. Hay que contar con un vocabulario extraordinariamente rico y unos vastos conocimientos generales para poder completar el rosco de Pasapalabra y embolsarse una cifra de dinero astronómica. Para conseguirlo, nada mejor que estudiar nuevas definiciones y acepciones del lenguaje, curiosidades y datos de cultura general.

Pero llegar al punto que cada tarde exhiben Rafa Castaño y Orestes exige un nivel de sacrificio importante. No tienen nada regalado, sino que deben esforzarse cada día para intentar superarse a sí mismos y, sobre todo, al contrario. No en vano, ambos se han quedado ya en varias ocasiones al borde de obtener el bote de Pasapalabra. La cuestión es quién lo va a conseguir antes y cuándo lo hará.

Qué hacen Rafa y Orestes para ganar Pasapalabra

Tanto Orestes como Rafa Castaño estudian sin cesar y adquieren nuevos conocimientos que les brinden acceso a la victoria. Ambos utilizan una aplicación especial para controlar qué estudian, qué deben revisar y dónde deben mejorar. Así lo contó uno de los concursantes en el programa del miércoles 23 de noviembre. Y lo reveló, precisamente, porque el día anterior se había quedado sólo a una palabra de alcanzar el ansiado bote de Pasapalabra. Le faltaba resolver la letra M y se arriesgó: falló pero estuvo muy cerca. Había oído campanas pero no llegó a encestar el tiro.

Orestes y Rafa Casta√Īo llevan meses intentando hacerse con el bote de Pasapalabra.

"Es que había mirado esa palabra justo hace una semana. ¡Mira que tenemos palabras! Pues la vi siete días antes", se lamentó en el programa del miércoles. Pero, claro, son muchos los datos y mucho el esfuerzo. Y no siempre da resultado. Es que "que haya mirado la palabra, no significa que luego me acuerde", revelaba, porque "la aplicación sólo te dice que la has mirado". De hecho, es obvio que la respuesta le sonaba pero que no tenía asentado ese conocimiento porque dio como respuesta un nombre relativamente parecido al que era correcto, pero no exacto.

"Es que es imposible retenerlo todo", le contestó el presentador. Y es que, hasta el momento, Rafa Castaño cuenta con entre "50.000 y 60.000 palabras" en su haber. Así al menos se lo reveló ayer a Roberto Leal. "¿Cuántas palabras estudias?", le preguntó el presentador. "Pues el otro día hice un recuento y ya llevo entre 50.000 y 60.000", relató el concursante. "Pero, ¡ojo! eso no significa que me las sepa, sólo que las he visto".

Aún así, sus conocimientos son amplios, amplísimos, tanto que ya se ha quedado varias veces al borde de completar el rosco y llevarse así el bote de Pasapalabra. ¿Lo conseguirá finalmente? ¿O se adelantará Orestes y se lo llevará el burgalés?