Pasapalabra es, ahora mismo, uno de los programas con más audiencia de la televisión en España. El concurso suele conseguir cada tarde el ansiado minuto de oro y cuenta con millones de teleespectadores que no quieren perderse el momento en el que Rafa u Orestes consigan por fin el millonario bote de Pasapalabra. No es para menos, ya que ambos concursantes llevan meses midiéndose cada día para intentar ser el primero en completar correctamente el rosco de Pasapalabra y embolsarse los más de dos millones de euros que acumula el premio.

Ante este panorama, formar parte de la emisión de Pasapalabra es, en la actualidad, un auténtico regalo para aquellos profesionales que se encuentran de promoción. Cada semana, el concurso tiene cuatro invitados que colaboran con el concursante a la hora de realizar las pruebas previas al rosco. En éstas, el objetivo es conseguir segundos extra para que el aspirante al bote de Pasapalabra cuente con tiempo suficiente para poder pensar las respuestas a cada una de las definiciones.

Qu茅 cobran los invitados de Pasapalabra

Por lo general, los invitados de Pasapalabra acuden al programa dentro de un proyecto de autopromoción personal o profesional, puesto que el concurso supone una verdadera plataforma de lanzamiento dada la audiencia que cosecha todos los días. Entre los invitados hay de todo: cantantes, actores, cómicos, periodistas, deportistas, influencers, empresarios... Y todos gozan de unos valiosísimos minutos en antena para contar cuáles son sus proyectos o sus desempeños actuales: una oportunidad de oro para promocionar un proyecto o para presentarse ante el gran público.

Lo que no sabe mucha gente es que estos personajes invitados en Pasapalabra no sólo disfrutan de unos minutos que valen oro en la televisión, sino que además también cobran por su participación en el concurso.

Pasapalabra: cu谩nto cobran los invitados que ayudan a Rafa y Orestes a llegar al rosco.

Según Ver Tele, cuánto cobran los invitados de Pasapalabra por acudir al programa varía en función del caché de cada uno de ellos y del momento personal o profesional que atraviesen, pero en líneas generales se establece un precio que oscila entre los 1.000 y los 3.000 euros.

Ahora bien, a cambio deben participar en la grabación de varios Pasapalabra y afrontar jornadas maratonianas, ya que al parecer cada día se filman tres programas, lo que obliga a concursantes e invitados a tener que cambiarse de ropa para que parezca que se trata de días diferentes.