Pasapalabra lo ha vuelto a hacer. El concurso de Antena 3 ha batido de nuevo récord de audiencia y ha conseguido otra vez el Minuto de Oro de la televisión en España en una trayectoria ascendente de público y expectación popular.

Orestes y Rafa, los concursantes habituales de Pasapalabra, han estado más de una semana fuera del programa por el Duelo de Campeones, un especial con antiguos ganadores del bote de Pasapalabra que la cadena emitió a finales de enero. Su vuelta ha sido a lo grande.

El primer día, Orestes estuvo a punto de llevarse el bote, ya que se quedó sólo a una palabra y, tal y como confesaba al día siguiente, esta vez "sí había posibilidades". Pero finalmente no pudo ser y el burgalés tuvo que afrontar un nuevo rosco de Pasapalabra contra su eterno rival: Rafa Castaño.

Pero el sevillano no está dispuesto a ponérselo fácil, tal como dejó claro en el programa del jueves 2 de febrero, donde se jugaba por un bote de 2.092.000 euros. Una auténtica fortuna.

Pasapalabra: duelo entre Orestes y Rafa.

C贸mo fue el rosco de Pasapalabra

El rosco de Pasapalabra comenzó como siempre, con los concursantes respondiendo sólo a las definiciones de las que estaban 100 % seguros. Al llegar a la segunda vuelta, ambos tenían por delante varias palabras por resolver. Finalmente, y sólo con tres letras para completar el rosco, Orestes decidió arriesgarse con el nombre de una montaña. Parecía casi imposible de responder correctamente, pero el burgalés lo intentó. Y acertó.

Su contestación arrancó el aplauso del público y, a continuación, quedó meridianamente claro que ya no iba a arriesgarse más. Se plantó con 23 aciertos y 0 errores.

Llegó el turno de Rafa Castaño, que necesitaba un acierto para empatar con su rival. "Quizá me ha salido mal la jugada de dejarlo pensar tanto -admitía el sevillano-. Voy a responder, no sé si bien. Me estaba reservando la palabra por si aquí el amigo hacía una orestada y la ha hecho. Es muy bueno y no ha otra cosa que decir salvo felicitarle".

Parecía también imposible alcanzar a Orestes, pero Rafa no tenía otra opción. Respondió y, como su contrincante, también acertó con una contestación extraordinariamente complicada, algo que arrancó de nuevo los aplausos del público y los invitados de Pasapalabra, así como numerosas palabras de admiración del presentador, Roberto Leal.

Ambos concursantes, Rafa y Orestes, quedaron así empatados a 23 aciertos y los dos volverán a sentarse en el plató de Pasapalabra en el siguiente programa.